Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafell gestionará para vivienda social 58 pisos cedidos por la Sareb

El consistorio aplicará un alquiler en función de las posibilidades de las familias

José M. Baselga

Whatsapp
Una veintena de pisos son de los desalojados en enero en la Rambla Tobella.

Una veintena de pisos son de los desalojados en enero en la Rambla Tobella.

El Ayuntamiento de Calafell gestionará 58 viviendas en el municipio que la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha cedido al consistorio.

El acuerdo ya se ha firmado. La Sareb cede temporalmente las viviendas al Ayuntamiento por cuatro años prorrogables anualmente hasta un máximo de otros cuatro.

Las viviendas cedidas podrán estar ocupadas por familias en situación de impago o sin título de alquiler.  La Sareb percibirá una contraprestación fija mensual de 125 euros por las viviendas libres y de 75 euros por las ocupadas. La cantidad es para los gastos de seguros y comunidad.

Mantenimiento

Por su parte, el Ayuntamiento asumirá los cargos correspondientes a la gestión de la vivienda, así como su mantenimiento ordinario y el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Los servicios sociales realizan un estudio de las necesidades.

Ahora se revisará el estado de las viviendas tanto en su conservación como si están ocupadas. En el caso de que sean necesarias reparaciones, el consistorio las asumirá si no sobrepasan los 14.000 euros. Esas obras son al 50% con Sareb. En el caso de que el Ayuntamiento rechace algunas de las viviendas, el acuerdo se mantiene con las restantes. La concejal de Servicios Sociales, Elena Rubio expliva que en el caso de sobrepasar esa cantidad está la opción de cambiar de vivienda.

También puede haber viviendas que ya estén ocupadas. Si es por personas que están atendidas en programas de Servicios Sociales municipales se les ofrecerá  un alquiler social ajustado a sus ingresos, pero deberán participar en programas de formación ocupacional y de ofertas de empleo y de reinsercción que se activen.

Okupadas

En el caso de que en alguna de las viviendas estén okupadas por causas que no sean de emergencia  habitacional, el alcalde Ramon Ferré explica que «se les invitará a salir». Ferré señala que el programa es para atender casos de emergencia para familias que se vean en la calle o para casos de urgencia por violencia de género.

Ahora se están estudiando el estado de los pisos, además de los casos de las familias apuntadas en la bolsa de emergencia habitacional y a las que no se podía atender por falta de vivienda social en el municipio. Una veintena de las viviendas son del edificio que estaba totalmente okupado y que fue desalojado el pasado enero.

Temas

Comentarios

Lea También