Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafell no sabe frenar el incivismo de las basuras

A pesar de que lleva años diciendo que pondrá multas y abrirá bolsas, el problema persiste

José M. Baselga

Whatsapp
Las basuras fuera del contenedor pueden estar varios días.

Las basuras fuera del contenedor pueden estar varios días.

El Ayuntamiento de Calafell no sabe cómo atajar el incivismo de quienes dejan gran cantidad de basuras junto a los contenedores. A pesar de que la situación se repite cada año, todavía junto a las baterías de contenedores es habitual ver residuos generando una imagen de suciedad sin que se haya puesto remedio.

Los vecinos señalan que, además, esas basuras suelen estar varios días sin que nadie las recoja. El pasado fin de semana la situación se multiplicó por la gran cantidad de residentes que había y levantó la alarma por lo que puede venir.

Temporada complicada
Ahora que empieza la temporada estival, en la que puede haber más de cien mil personas en el municipio, se teme que la situación genere incluso un problema de salud pública.

El concejal del área Josep Parera (UAM) dice que «se ha de hacer algo», pero los vecinos critican que no se haya hecho. La situación es desde hace años, recuerdan. El pasado año se dijo que se multaría a los incívicos, pero tampoco  se han puesto sanciones.

Hay zonas donde la acumulación de restos fuera del contenedor son semanales.

A pesar de que el principal causante de la situación son los incívicos que tiran todo tipo de residuos fuera de los contenedores, los vecinos también destacan que en ocasiones no hay otra alternativa porque los contenedores están llenos y deberían hacerse más recogidas diarias al menos durante los meses de verano.

La situación se repite en todo el municipio, incluso en el paseo marítimo. En primera línea de playa el sistema de recogida es mediante contenedores que se colocan a primera hora de la tarde y se retiran a las doce de la noche. Pero hay muchos usuarios que dejan las bolsas de basura en la playa durante la mañana al no estar los contenedores.

Bolsas de basura a pie de playa.

Ante esa situación el Ayuntamiento también dijo que abriría las bolsas de basura para intentar identificar a los infractores,  una práctica que es legal y suele dar resultados. Pero tampoco se ha hecho.

El Ayuntamiento dispone de un servicio gratuito de recogida de voluminosos (muebles, electrodomésticos, colchones), pero aún así es habitual ver esos desperdicios junto a los contenedores incluso durante más de una semana. También suele haber restos de poda junto a fincas con jardines por lo que sería fácil identificar a los incívicos.

Los vecinos alertan del complicado verano que puede darse en el municipio ante la falta de un plan contundente para erradicar la situación. Incluso hay quienes dejan las bolsas de las basuras en la papelera con las consecuencias de olores y suciedad, además de inutilizarlas.


Una posible solución
El grupo de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), en la oposición, ya planteó un cambio del modelo no sólo para evitar la mala imagen de las basuras, sino para incrementar los niveles de reciclado ya que Calafell, junto al resto del Baix Penedès,  están a la cola de Catalunya.
La CUP propuso iniciar un despliegue por zonas de la recogida puerta a puerta y con unos días para cada tipo de residuo.
Ese sistema se implantó en diversos municipios de Guipuzkoa y permitió llegar a niveles de reciclaje de hasta el 80%. Además los vecinos que cumplen, incluso utilizando las compostadoras comunitarias, tienen descuentos en el recibo de basuras.
El modelo, además de tener las calles limpias, supone un ahorro en la recogida y un beneficio medioambiental por el aprovechamiento de las basuras. También reduce el coste de la eliminación en dinero y en impacto ambiental ya que gran parte de basuras no se llevan a vertederos y no son necesarias las incineradoras.

Temas

Comentarios

Lea También