Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafell reabre los vestuarios del pabellón al no detectar legionela

Los nuevos análisis se conocieron ayer. Se encargaron por precaución ya que se habían tomado medidas de control

José M. Baselga

Whatsapp
Los vestuarios del pabellón y del teatro permanecían cerrados desde diciembre. Foto: Alba Mariné

Los vestuarios del pabellón y del teatro permanecían cerrados desde diciembre. Foto: Alba Mariné

El Ayuntamiento de Calafell se comprometió a hacer públicos los nuevos resultados que se encargaron tras detectar trazas de legionela en los vestuarios del pabellón y del teatro de la localidad y que obligó a cerrar esas dependencias el pasado 22 de diciembre.

Las nuevas muestras se tomaron hace unos días y los análisis no han encontrado rastro alguno de la bacteria, por lo que los vestuarios volvieron a abrir ayer. El Ayuntamiento reitera que esa segunda analítica se hizo por «precaución», porque la detectada en diciembre ya presentaba una concentración que no suponía riesgo para los usuarios.

 

Primero se ocultó

La presencia de la legionela levantó una aireada polémica porque el Consistorio no informó de la detección de trazas de la bacteria y cerró los vestuarios argumentado que se realizaba un mantenimiento técnico. Según el propio alcalde, los primeros resultados no se hicieron públicos por indicaciones de la técnica municipal, ya que los niveles detectados eran mínimos y no suponían riesgos para las personas.

Pero sobre todo los padres de los jugadores de hockey criticaron que no se les explicase la realidad de la situación hasta que se conoció porque una concejal lo reveló en una junta de portavoces y a partir de ese momento se extendió por las redes sociales y el gobierno tuvo que reconocer los verdaderos motivos del cierre de los vestuarios.

 

Ya había medidas

El Ayuntamiento pidió disculpas y ya explicó que desde un primer momento aplicó un tratamiento de hipercloración y que tres veces al día abría los grifos de agua caliente hasta llegar a una temperatura superior a los 60 grados, cuando la legionela no puede propagarse. El Consistorio ya dijo que con esas actuaciones estaba convencido de que no habría presencia de la bacteria, pero encargó unos nuevos análisis que son los que se conocieron ayer y que han permitido reabrir los vestuarios del pabellón y del teatro.

La concejal de deportes, Maite González, explicó cuando estalló la polémica que los análisis que se realizan en todos los equipamientos públicos son los que establece la normativa.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También