Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafell sondea abrir la playa a los perros en los meses de invierno

La actual ordenanza prohíbe la entrada de animales a la arena. El gobierno dice que hará una consulta popular al respecto

José M. Baselga

Whatsapp
Imagen de archivo de propietarios con sus perros en la playa.  Foto:DT

Imagen de archivo de propietarios con sus perros en la playa. Foto:DT

Nuevo intento de Calafell para que los perros puedan entrar a las playas. Pero ante la imposibilidad de hacerlo durante todo el año, ahora se busca que puedan hacerlo entre noviembre y abril, cuando el número de bañistas es mínimo. La medida excluiría la Semana Santa, cuando volvería a estar prohibido el acceso de los animales a la arena.

El Ayuntamiento ha redactado una propuesta de modificación de la ordenanza actual que prohíbe que los perros puedan entrar a la playa. La permisividad en invierno no haría peligrar la concesión de la bandera azul, como explica el alcalde, Ramon Ferré. A principios de año se planteó crear una zona acotada en la playa para perros, pero se desestimó ante la posibilidad de perder el galardón de calidad.

Participación ciudadana

La nueva ordenanza será debatida entre los grupos políticos y posteriormente se anuncia un proceso de participación ciudadana. En este punto se espera un encendido debate, como el que ya hubo cuando se propuso la zona acotada y que generó rechazo incluso por la asociación de empresarios y entre los partidos del gobierno (PSC-PP-UAM).

El Ayuntamiento descarta recuperar la idea de la zona acotada, ya que las experiencias realizadas en otras playas han generado polémica por la suciedad y molestias. Con el borrador de la nueva ordenanza los grupos podrán presentar sus propuestas para intentar consensuar la redacción.

El texto, sin embargo, deberá aclarar situaciones como la recogida de la suciedad que puedan dejar los perros o incluso si deben ir atados, como obliga la ordenanza de convivencia ciudadana. La misma norma ya determina que los animales no pueden beber o ser bañados en las duchas de las playas. En todo caso, la modificación de la ordenanza pretende regularizar una situación que ya se produce porque son varios los propietarios que actualmente dejan libres a sus perros por las playas, aunque la Policía Local no ha puesto sanciones pese a estar ahora prohibido.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También