Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafell tapia los pisos desalojados para evitar una reokupación

El operativo policial se ha saldado de momento con seis detenidos acusados de diversos delitos

Diari de Tarragona

Whatsapp
La brigada municipal ha tapiado las viviendas.

La brigada municipal ha tapiado las viviendas.

Cuando se he verificado que las viviendas desalojadas este miércoles estaban vacías comenzaron a tapiarse y a colocar puertas con la intención de evitar que fuesen reokupadas.

El Ayuntamiento había contactado con los propietarios de los inmuebles en los que se intervino y que es la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocido como el Banco malo, para que diese autorización al tapiado.

La brigada municipal, acompañada por la Policía Local realizó los trabajos. En una acción inmediata se colocaron puertas de madera y se sellaron. También se pidió a los vecinos que en el caso de escuchar ruidos que podrían ser para derribar esos cierres, avisen al teléfono 112 de emergencias.

Ahora los vecinos piden que se haga un seguimiento de las personas que han salido de esas viviendas para intentar evitar que puedan okupar otras casas en el municipio.

Los tapiados iniciados ayer se reforzarán en los próximos días. También se pedirá a los bancos que puedan tener propiedades en el municipio y que están deshabitadas y en riesgo de ser okupadas que también coloquen barreras en las puertas y ventanas para evitar un desplazamiento de los okupas  conflictivos.

Seis detenidos

Los Mossos d’Esquadra desplegaron en la mañana de este miércoles un operativo contra la okupación ilegal en dos edificios de Calafell. Detuvieron a seis personas como sospechosas de diversos delitos. Los Mossos les atribuyen robos con fuerza, con violencia, hurtos y robos en el interior de vehículos o estafas. 

En el operativo los mossos también se llevaron a otras siete personas para su identificación. La investigación sigue abierta y no se descartan más arrestos en los próximos días. 

Dos edificios
El amplio dispositivo policial de Mossos y Policía Local de Calafell se centró en dos edificios okupados en el núcleo del pueblo. Uno en la avenida Mossén Jaume Tobella y otro en la calle Joan Miró. En total se entró en cinco viviendas.

La investigación que se mantenía desde meses ubicó a los posibles autores de robos en el municipio en los dos inmuebles. Dotaciones de los dos cuerpos intervinieron para entrar en las viviendas y proceder a las detenciones y las identificaciones. 

Cuando estuvo desalojado el inmueble de la calle Joan Miró, la brigada municipal comenzó a tapiar el acceso al edificio. Sin embargo, como explica al alcalde Ramon Ferré, diversos hombres accedieron por la parte trasera del inmueble y se negaron salir.

Además, como señala Ferré, comenzaron a amenazar a los vecinos y a arrojar objetos a la calle sin que hubiese daños personales. Al haber personas en el interior del inmueble tuvieron que suspenderse los trabajos de tapiado.   Para entonces los mossos ya habían dejado la zona, por lo que volvieron a ser requeridos. 

Tensión
Al llegar de nuevo al edificio identificaron a quienes entraron en el inmueble y se les requirió para que saliesen. Los vecinos de la zona mostraron preocupación por la reacción que podrían tener los okupas. Los mossos también recogieron denuncias de los vecinos por amenazas. 

En ese momento se produjeron momentos de tensión ya que algunos okupas pidieron entrar al edificio para recoger pertenencias, pero ya no se les dejó. Los hombres tuvieron que irse, mientras los vecinos temían que regresasen cuando se suavizase la vigilancia policial.

Cuando se verificó que no había nadie en las viviendas volvieron a tapiarse los accesos en el inmueble de la calle Joan Miró y en los pisos del edificio de Mossén Jaume Tobella. También se aseguró que se mantendría un dispositivo de vigilancia para evitar que volviesen a ser okupados. 

El alcalde de Calafell, Ramon Ferré anunció que se actuaría contra los edificios okupados ya que señaló en ellos residían personas investigadas por los robos de los últimos meses. También señaló que se mantendrían los cortes de agua en casas okupadas, se pediría a las compañías eléctricas que hiciesen lo mismo y a los propietarios de edificios con viviendas vacías que tapiasen los accesos para evitar la okupación. 

Temas

Comentarios

Lea También