Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cambio de aires para pensar

Es la segunda vez que la torrense Gemma Fuentes está de 'Au Pair' en Irlanda. La experiencia le sirvió para decidir qué estudios cursar: Educación Social

Carmina Marsiñach

Whatsapp
La joven Gemma Fuentes de Torredembarra en Irlanda rodeada de verdes paisajes.  Foto: cedida

La joven Gemma Fuentes de Torredembarra en Irlanda rodeada de verdes paisajes. Foto: cedida

Son muchos los jóvenes que después de cursar Bachillerato no tienen claro a qué quieren dedicarse: ¿Trabajar o seguir estudiando? ¿Estudiar, qué? Este fue el caso de Gemma Fuentes, una joven de 21 años de Torredembarra que decidió hacer las maletas y volar hasta Irlanda. «No sabia qué estudios cursar, así que decidí marcharme para mejorar el inglés y tener un tiempo para pensar», explica Gemma.

Escogió Irlanda por las recomendaciones que le habían hecho sus amigos y sobre todo por la cultura musical que tienen allí. Así que iniciaba su viaje con buenas expectativas. Trabajar de Au Pair fue la única opción que económicamente le permitió vivir en otro país. Sus padres la apoyaron en todo momento. Se marchó por primera vez en 2014. Volvió en junio de 2015 y ahora hace un mes que vuelve a estar instalada en Irlanda, en Dun Laohgaire, una ciudad a veinte minutos de Dublín.

Gemma reconoce que su primera experiencia como Au Pair fue «desastrosa» y no era «para nada» lo que se había imaginado. Estaba con una familia con tres niños de cuatro, seis y nueve años. Contactó con ellos a través de una agencia. «Trabajaba muchas horas, cobraba poco y además tenía que limpiar la casa cada día durante tres horas cuando los niños estaban en la escuela. Muchas veces las familias confunden una Au Pair con una asistenta» , lamenta la joven.

Este tiempo fuera le sirvió para decidir que quería estudiar Educación Social a través de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Reconoce que cuando volvió a Torredembarra echaba muchísimo de menos Irlanda. Después de su primera mala experiencia como Au Pair no tenía pensado volver a serlo pero una amiga le recomendó una familia y Gemma se volvió animar. Ahora la situación es muy distinta. Vive con una madre y su niña de seis años. «Son geniales, ahora cuido de la niña y obviamente hago las tareas de casa que cualquiera haría si viviera solo», explica.

Ahora Gemma trabaja como Au Pair de jueves a domingo, desde la una y cuarto a las seis y media de la tarde: «Recojo la niña de la escuela, a veces vamos al parque y después la llevo a casa. La mayoría de días su madre le prepara la cena pero los días que llega tarde se la hago yo. Después la baño y la pongo a dormir», dice.

Al principio le costó entenderse con los pequeños pero aun así, con el tiempo los niños también le enseñaron mucho vocabulario, «es más fácil aprender desde abajo», afirma.

Los lunes y los miércoles por la mañana la joven va a la academia de inglés. Explica que allí es donde conoció a sus primeros amigos pero asegura que si quieres relacionarte con gente de allí hay que ir al pub.

Lo que más le gusta de Irlanda es la gente, su cultura, su música y sus paisajes. Adaptarse a sus costumbres fue fácil para ella y es que dice que es la gente la que se lo hizo fácil. La única dificultad que tuvo fue el tema de conducir por la derecha. Lo que menos le gusta de Dun Laohgaire es el tiempo. Lo afirma sin pensárselo ni un segundo, allí siempre llueve.

La experiencia le ha servido para aprender a conocerse a sí misma y para espabilarse. Según Gemma, dice que «ves que hay muchas cosas más en el mundo a parte de Torredembarra y Catalunya, sales de tu zona de confort y ves como tú vas cambiando y todo a tu alrededor sigue igual». Aunque en casa todo se mantenga, la joven echa de menos la comida de aquí, el tiempo, la familia y también a sus amigos.

En principio la idea de Gemma es volver a Torredembarra en septiembre para terminar sus estudios de forma presencial, pero aun así dice que «nunca se sabe». Seguir viajando entra, en parte, dentro de sus posibles planes de futuro. En Catalunya no ve muchas oportunidades para ganarse la vida pero no descarta nada.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También