Más de Costa

Cambrils: Emprender en plena pandemia

Nuevos y variados negocios se abren paso en las calles del municipio. Sus propietarios decidieron asumir el reto pese a la delicada situación actual. Han puesto todas las ilusiones y esperanzas en sus proyectos. Y funcionan... 

Francesc Joan/Cristina Sierra

Whatsapp
El chef Gaspar Caparó e Ibán Jerez (socio propietario).  FOTO: Pere Ferré

El chef Gaspar Caparó e Ibán Jerez (socio propietario). FOTO: Pere Ferré

No son tiempos fáciles para nadie. La pandemia que se vive a escala mundial, a raíz del coronavirus, ha afectado a las economías de todo el planeta a lo largo de los últimos quince meses. Prácticamente ningún sector ha escapado a los cierres temporales de empresas y a los expedientes de regulación laboral, que han sido habituales durante este periodo y se mantienen en muchos casos.

Pero por inimaginable que parezca también han surgido momentos para las oportunidades, para llevar a cabo iniciativas alguna vez soñadas; para emprender, en definitiva. En Cambrils han aparecido varios de esos casos: un restaurante, una tienda especializada en todos los servicios que rodean al cicloturismo, una tienda de ropa y complementos y otra de prendas infantiles son algunos ejemplos.

Vanessa Berrocal, en su negocio situado en 'la vila'.  FOTO: Pere Ferré

Vanessa Berrocal (El Carrusel): «Llevamos cuatro semanas y los clientes responden»

El Carrusel, dedicada a la ropa infantil, es una de las tiendas que recientemente ha abierto en Cambrils. Hace justo cuatro semanas atendió a su primera clienta Vanessa Berrocal, una joven cambrilense de 29 años que está al frente de este negocio ubicado en la zona de la vila del municipio, en el número 3 de la Avinguda Independència.

Vanessa decidió dar un giro radical después de haberse dedicado siempre a la hostelería. «Nada más volver de Canarias con mi pareja y mis dos hijos, de 20 y 4 meses, nos confinaron. Y cuando decidí que iba a volver a trabajar tenía claro que en la hostelería difícilmente me sería posible conciliar empleo y vida familiar», explica. «Pensé en abrir mi propio negocio, pero no tenía decidido exactamente de qué. Fue cuando vi este local que visualizé rápidamente que tenía que ser una tienda de ropa infantil; nos pusimos manos a la obra con mi pareja para organizarlo todo y aquí estoy», añade sonriente.

De momento está muy satisfecha por cómo le van las cosas. «En estas cuatro semanas hemos funcionado bastante bien. Ofrecemos prendas de calidad, con estilos variados y al alcance de todos los bolsillos, y los clientes hasta ahora están respondiendo», asegura. 

Aunque no tenía experiencia en el sector -trabajó puntualmente en una tienda de textiles a los 16 años- Vanessa cree que la ubicación del negocio ha sido clave para este buen arranque de su proyecto.

En esa misma zona de Cambrils, en calles cercanas, hay otras dos tiendas de ropa infantil. 

Juan Sánchez y Laura Moreno junto a algunas bicis.  FOTO: Pere Ferré

Laura Moreno (Rodabike): «Este nuevo modelo de negocio funciona»

Laura Moreno y Juan Sánchez comparten vida y negocio. Levantaron la persiana de su nuevo local, que definen como mucho más que una tienda de bicis, el 22 de febrero de 2021. En circunstancias normales hubieran abierto en abril de 2020, pero la pandemia les obligó a estar cerrados y a aplazar la inauguración 10 meses más tarde.

Situados en el número 27 de la calle Santa Joaquima de Vedruna, han convertido los bajos de su propia casa en el Rodabike Cycling Cofee, que también es un Bike Point. «Antes habíamos tenido una tienda convencional de venta, reparación y alquiler en el Port. Pero vimos que en Cambrils venían ciclistas de fuera y decidimos apostar por este otro modelo de negocio que nos funciona. Ahora ofrecemos más servicios, con un trato personalizado; somos además propietarios de las bicis de alquiler y partners de hoteles», explica Laura.

En la tienda pueden hacerse degustaciones y comprar productos de kilómetro 0, leer revistas y libros especializados en ciclismo, lavar las bicis o recibir los mejores consejos sobre rutas.

«Somos también agencia de viajes. Acogemos a todo tipo de ciclistas, pero sobre todo al cicloturista», añade Laura, que ya tiene pensado otro servicio más: cuando el Covid lo permita abrirán el local para seguir en grupo por TV etapas de grandes vueltas como el Tour.

Paula de Frutos, en su tienda.  FOTO: A. GONZÁLEZ

Paula de Frutos (La Tienda de Paula): «No me esperaba la repercusión de este año»

Paula de Frutos cumplió su sueño el 19 de mayo de 2020. Apasionada de la moda y con experiencia en el sector, esta reusense de 25 años abrió su tienda El Armario de Paula justo en la desescalada de la pandemia. En apenas un año, ha conseguido crear una marca con dos tiendas físicas -Cambrils (Plaça de Catalunya) y Reus- y una comunidad de fieles clientas que han caído rendidas a su lema «¿Y tú, aún no vistes de mi armario?». 

«Era como un sueño encontrar el momento y el local adecuado y así fue», señala. Su intención era abrir en Semana Santa, pero el coronavirus trastocó sus planes. «Tenía claro que quería el local en el puerto de Cambrils, porque me encanta. Lo había firmado todo y a los tres días llega la pandemia. Por un momento pensé echarme atrás pero era mi ilusión y lo iba a sacar adelante como fuera».

El balance es muy positivo. «Estoy muy feliz pero ha sido muy difícil porque es evidente que las condiciones no eran las mejores. No me esperaba la repercusión que he tenido», dice Paula, que define el estilo de su tienda como «diferente, colorido, estampado, alegre y llamativo». Considera que sus prendas no tienen edad y ha encontrado en Instagram una herramienta imprescindible, una «tercera tienda», donde acumula casi 5.000 seguidores y muestra las novedades. «He hecho muchas campañas de envío gratuito y promociones para incentivar el negocio», asegura.

Su próxima meta es diseñar su propia colección de moda y, en dos o tres años, abrir otra tienda

El chef Gaspar Caparó e Ibán Jerez (socio propietario). FOTO: Pere Ferré

Ibán Jerez (L'Instint): «La fórmula de compartir platos está gustando»

Ibán Jerez, Nil Ferran y Jordi Segura tenían claro que debían ofrecer algo novedoso en Cambrils cuando se plantearon abrir un nuevo restaurante en el municipio gastronómico por excelencia de la Costa Daurada. Su apuesta fue la cocina de mercado para compartir, el sello que distingue a L’Instint, situado en el número 39 de la calle Pau Casals del Port.

«Llevo 30 años en el sector de la hostelería en Madrid. Y tengo claro cómo ha ido evolucionando el negocio. Por eso estaba seguro que funcionaría esta fórmula de compartir platos no excesivamente grandes que te permite ir probando diversas variedades sin encarecer en exceso la cuenta», explica Ibán Jerez, uno de los socios propietarios.

Ibán no reparó en qué tipo de restaurantes había en Cambrils cuando conoció el municipio y decidió afincarse para abrir su propio negocio, asociándose con Nil y Ferran. Añade que «la idea ya la tenía clara, a la espera de encontrar y preparar el local», que abrió puertas el 13 de marzo, exactamente un año después de que estallara la pandemia.

Al frente de los fogones está Gaspar Caparó, un joven chef formado en el Basque Culinary Center de San Sebastián. «Nos caracterizamos por los productos de kilómetro cero y de proximidad, de temporada y por nuestra cocina de brasa. Nos gusta ser creativos y dar nuestro propio sello a los platos», explica Caparó.  

La carta cuenta con 26 referencias y además de la carne y el pescado, los arroces tienen también especial protagonismo. Al igual que los postres, de un potencial enorme en la experiencia gastronómica que ofrece el local.

La exigencia de Caparó en los platos que salen de la cocina; la comunicación en redes sociales que asume Marta (pareja de Ibán) y el esmero de todo el equipo en la operativa del restaurante son las claves para que L’Instint haya tenido una muy buena acogida.

Temas

Comentarios

Lea También