Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cambrils abrirá en verano la circulación en el nuevo puente de la Riera d'Alforja

La reconversión de la antigua Nacional va a buen ritmo

Diari de Tarragona

Whatsapp
Visita de obras de la transformación de la antigua N-340 a su paso por Cambrils en una avenida urbana llamada Baix Camp.

Visita de obras de la transformación de la antigua N-340 a su paso por Cambrils en una avenida urbana llamada Baix Camp.

Las obras de reconversión de la antigua carretera N-340 en la avenida Baix Camp avanzan a buen ritmo. Así lo han constatado hoy diferentes representantes municipales en una visita de obras programada.

La alcaldesa de Cambrils, Camí Mendoza; el concejal de Obra Pública, Antoni Laguna; el edil de barrio, Lluís Abella, y otros miembros del gobierno local, han visitado hoy las obras, que se iniciaron en octubre con la demolición del puente sobre la Riera d'Alforja.

Actualmente la empresa adjudicataria de las obras está trabajando en la construcción de un nuevo puente, situado un tramo más bajo del cauce de la riera e integrado. A su vez, también se ejecuta la urbanización parcial de la avenida Baix Camp. 

La actuación urbanística permitirá dar continuidad a la transformación urbana de la antigua N-340 y eliminar la barrera histórica que separa los barrios de la Pallissa y Eixample.

En esta línea, la alcaldesa ha destacado la mejora en movilidad y seguridad que supondrá estas obras tanto para los peatones y la circulación rodada.

Por su parte, Antoni Laguna ha explicado que el Ayuntamiento y la empresa adjudicataria trabajan coordinadamente para que estas obras se realicen con la máxima eficacia, rapidez y la mínima afectación para el vecindario. “El plazo de ejecución es de un año pero trabajamos con la previsión de poder abrir la riera al tráfico antes del verano”, ha afirmado el regidor. 

Fases del proyecto

El proyecto se ha estructurado en tres fases. Las dos primeras están en ejecución y consisten en el derribo del puente original, la reordenación del entorno y la construcción del nuevo puente.

Los trabajos se adjudicaron a la constructora Romà Infraestructures i Serveis por un importe de 959.014,87. Por otro lado, se ha aprobado inicialmente el proyecto de la tercera fase con un presupuesto de 209.135,93 euros. Las obras de esta última fase consistirán en la urbanización y la enjardinamiento del paseo central de la avenida.

Evolución de las obras

Durante la visita, el jefe del Departament d'Obra Pública, el arquitecto municipal y el responsable de la constructora han explicado los detalles de la evolución de las obras. Una vez deribado el antiguo puente, se han iniciado los trabajos para construir el nuevo: se ha ejecutado la cimentación de los nuevos "pies" del puente y se han colocado dos de las cuatro pilares.

Paralelamente, se está ejecutando la urbanización parcial de la avenida Baix Camp. Próximamente, se adaptará la topografía de la zona del puente con la nueva rasante y se colocarán las vigas prefabricadas encima de las columnas de hormigón. Por último se procederá a urbanizar definitivamente la parte superior del puente y su entorno inmediato.

Temas

Comentarios

Lea También