Más de Costa

Costa CAMBRILS

Cambrils arranca la nueva era Klein

El alcalde dirige su primer pleno con una nueva distribución de los concejales y el regreso de la bandera española a la sala

CRISTINA SIERRA

Whatsapp
Aspecto de la nueva distribución de concejales en la sala de plenos.  FOTO: ALBA MARINÉ

Aspecto de la nueva distribución de concejales en la sala de plenos. FOTO: ALBA MARINÉ

O liver Klein vivió ayer un día que seguro había soñado en más de una ocasión en estos últimos años. Tras convertirse en el nuevo alcalde de Cambrils el pasado martes, el líder del Nou Moviment Ciutadà dirigió su primer pleno en el que la tensión y los reproches entre gobierno y oposición estuvieron muy presentes.

Por segunda vez consecutiva la prensa solo pudo acceder a la sala minutos antes del inicio de la sesión extraordinaria para tomar fotos y posteriormente seguirlo vía streaming. Uno de los primeros cambios notables fue la nueva distribución de los concejales en un espacio que sigue a rajatabla el protocolo Covid. En la parte central de la mesa estaba el alcalde y a su lado los portavoces del PSC -Ana López-, Cs -Juan Carlos Romera- y NMC -Enric Daza-. En uno de los laterales de la mesa estaba la concejal no adscrita Patricia de Miguel, el portavoz de Junts per Cambrils -Lluís Abella- y la portavoz de ERC -Camí Mendoza-; y al otro lado, el portavoz del PP -David Chatelain-, el concejal no adscrito Joan M. Artigau y el interventor y la secretaria. El resto de concejales se sentaron en la parte del público, con distancia.

Pero más allá de este peculiar juego de las sillas, en la sala también hubo otro detalle que llamó la atención tanto de concejales como de periodistas: el regreso de la bandera española a la sala. Parece que esta ha sido una de las primeras decisiones visibles del nuevo gobierno, que todavía tiene pendiente aprobar el cartapacio municipal para que los ediles puedan asumir sus concejalías.

Desde la inauguración del edificio en 1995, la insignia solo había estado presente una vez en la sala. Fue en el pleno de despedida del mandato 2011-2015 cuando el concejal del PP, David Chatelain, encontró la enseña en una de las salas contiguas y la recuperó para presidir la sesión.

Con la llegada de Camí Mendoza al consistorio, la bandera volvió a esconderse pero el entonces portavoz de Ciutadans, Imanol Rico, reclamó que la insignia se colocara junto a las banderas catalana y cambrilense. Ahora todo indica que, con el PP y Ciutadans en el gobierno, la rojigualda no se tocará hasta finales de este mandato, en mayo de 2023.

Oliver Klein presidió su primer pleno como alcalde. Foto: Alba Mariné

Lo que no cambió fueron los zascas entre gobierno y oposición. Los ánimos seguían caldeados tras la moción de censura. Lluís Abella y Camí Mendoza cuestionaron en más de una ocasión las maneras de hacer de Klein. El primer punto conflictivo fue por qué no se había introducido el apartado de ruegos y preguntas. «Siempre ha habido en el pleno extraordinario. Hubiese estado muy bien incluirlas porque es voluntad de alcaldía», dijo la exalcaldesa, que en varios momentos detectó fallos de forma de la sesión.

Este fue el único punto que no se aprobó de manera unánime. El resto, de trámite, estaban trabajados por el gobierno anterior. Abella aprovechó el punto referente a la modificación puntual del POUM para reprocharle a Klein su posicionamiento respecto al edificio de la estación de tren. «Impulsar estos cambios del POUM son voluntad política», dijo en referencia al argumento del nuevo gobierno de respetar lo que recoge el plan urbanístico.

Otro punto destacado fue la aprobación de las cuentas generales correspondientes al ejercicio 2020. Esta vez, con el cambio de sillas, todos los grupos votaron a favor. Pero cabe recordar que el año pasado este mismo punto contó con los votos contrarios de Cs y las abstenciones de PSC, PP y el concejal no adscrito.

Temas

Comentarios

Lea También