Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cambrils concentra las calles más caras de la provincia

Seis de las diez vías con las casas más exclusivas están en la villa marinera. En Tarragona, el Barri dels Músics lidera el ránking

Raúl Cosano

Whatsapp
Calle Llevant Cambrils. Precio: 3.005 €/m2 FOTO: Pere Ferré

Calle Llevant Cambrils. Precio: 3.005 €/m2 FOTO: Pere Ferré

Podría ser una especie de milla de oro, un reducto exclusivo con casas de vértigo, solo para bolsillos privilegiados. En unos pocos metros en la zona de Horta de Santa Maria, frente al Parc del Pescador, en Cambrils, están las casas más caras de toda la provincia, objeto de deseo para aquellas personas con elevado poder adquisitivo.

La calle de Llevant, cerca de la Riera d’Alforja y a pocos metros de la playa, se lleva la palma: el precio por metro cuadrado se eleva hasta los 3.005 euros, más del doble que la media provincial, situada en 1.413 euros.

Puro epicentro turístico y alto standing. Aunque se puedan encontrar propiedades mucho más caras –que sobrepasan incluso el millón de euros– en zonas como la Llosa, la media del valor ubica ahí el punto más alto del coste. Pero no queda ahí. La calle paralela a Llevant, Garbí, es la tercera en el ranking provincial, con sus 2.901 euros el metro.

Allí se vende un ático con vistas al mar de 74 metros por 320.000 euros, por poner un ejemplo. Muy cerca de allí está la plaza de Mossèn Joan Batalla (2.817 euros), en la novena posición, configurando una especie de triángulo de costes abultados. 

La villa marinera copa este ‘top ten’ de calles donde se ofertan propiedades más inalcanzables. De entre las diez primeras, seis están en Cambrils, todas ellas pertenecientes al mismo distrito.

Hay otro punto caliente en el municipio del Baix Camp: dos calles que curiosamente llevan el nombre de dos literatos enblemáticamente enemistados, Luis de Góngora y Francisco de Quevedo. Chalets y viviendas unifamiliares abundan en esas dos vías. Paralela a esas dos, aparece una última calle cambrilense que se cuela en el ranking: Verge del Pilar, con sus 2.834 euros el metro cuadrado, otra prueba de que estamos en el corazón de la Costa Daurada.

Son los últimos datos ofrecidos por la plataforma Precio Viviendas y referentes al primer semestre de 2018, que muestran una evolución al alza de los costes en la demarcación. El precio medio de la vivienda en la provincia de Tarragona se ha situado en los 1.413 euros el metro cuadrado. Supone un aumento del 1,32%, menos acentuado que en el ejecicio anterior (2,81%).

Tras Cambrils, Tarragona asume capitalidad para quedarse con los cuatro puestos restantes del ‘top ten’. El Barri dels Músics hace honor a su fama en el imaginario local de distrito para personas acomodadas. La calle Johann Sebastian Bach es la más cara de la ciudad y la segunda de la provincia, con 2.996 euros por metro cuadrado. En segunda posición, otro nombre ilustre, el de Wolfgang Amadeus Mozart. Allí el gasto se sitúa en 2.902 euros. Las 114 viviendas existentes alcanzan un valor de 23,4 millones.

Manel Sosa, secretario de la Cambra de Propietat Urbana de Tarragona, cree que esa urbanización «con dúplex o tríplex chalets pareados también aguanta su precio de demanda de segunda mano, pues son viviendas grandes y con zonas comunitarias muy completas, con servicios, garajes y piscinas».

Sosa advierte de que «una de las zonas más caras son las nuevas construcciones bajando la Via Augusta, también por ser edificios de máxima calidad, con precios que oscilaban aproximadamene entre los 550.000 y los 800.000 euros en su momento». En ese ámbito se encuentra, por ejemplo, la calle Ernest Lluch, la cuarta más cara de la ciudad y la sexta de toda la provincia. Son bloques relativamente nuevos y de calidad en una arteria paralela a la Via Augusta y a la vía del tren. El precio es de 2.843 euros el metro.

La cercanía de la línea de playa también es un aliciente importante que suele elevar los precios. El Carreró B de la urbanización de Llevant, en el entorno de la Platja Llarga, entra también en esos primeros puestos, junto con otras vías como calle de la Cota, Mirador o el Pasaje Platja Llarga.  

La falta de obra nueva en Tarragona revaloriza, por otra parte, aquellos rincones por donde la ciudad está creciendo. Por eso la zona cercana a Joan XXIII, por donde se expande Tarragona, también tiene precios altos que seducen a aquel inquilino que quiere vivir cerca del centro pero sin renunciar a servicios ni a comodidades como el aparcamiento. Las calles Josep Maria Tarrassa o Arquebisbe Josep Pont i Gol son un ejemplo de dispendio notorio. 

Temas

Comentarios

Lea También