Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Campaña desde Calafell para ceder el voto a quien espera la nacionalidad hace años

La iniciativa denuncia la burocracia para lograr el reconocimiento 

José M. Baselga

Whatsapp
Safia El Aaddam ha impulsado la campaña.

Safia El Aaddam ha impulsado la campaña.

«Cuando llegan les elecciones tengo ganas de llorar. No por los políticos que nos representan. Sino por no tener el derecho de elegir a quién quiero que me represente a mí». 

Safia El Aaddam tiene 23 años. Nació en Calafell, pero no tiene nacionalidad española al ser hija de inmigrantes. De una familia bereber de Marruecos que buscó un futuro lejos de su tierra hace tres décadas.

Burocracia
Safia lleva más de 5 años esperando obtener la nacionalidad de manera directa. Pero no llega. La burocracia le impide muchos derechos. Licenciada en Filología árabe no puede opositar, ni ser funcionaria, ni trabajar en la escuela oficial de idiomas.

Tampoco puede votar. Lleva dos elecciones en las que no puede participar. Por ello ha iniciado una campaña a través de Instagram que con el nombre de Hijos de inmigrantes, denuncia la situación que sufren miles de personas y reclama agilidad para conceder la nacionalidad.

Adhesiones
En pocas semanas más de 4.000 personas se han sumado a la demanda. Inmigrantes, hijos de inmigrantes y también ciudadanos con nacionalidad española la respaldan.

Entre las iniciativas, Safia impulsa la cesión del voto para que quien pide la nacionalidad y todavía no la ha conseguido, pueda participar en las elecciones. Hay muchas personas desmotivadas,  abstencionistas, o que no se sientes representadas por los actuales políticos. Cede tu voto plantea que ciudadanos cedan su voto a quien quiere participar en los comicios.

Obligaciones
«Trabajo aquí, pago mis impuestos, pero no puedo votar en mi país para decidir quién quiero que gobierne». Y así miles de jóvenes más, señala Safia. «Hay inmigrantes que llevan años residiendo en el país, algunos militan en partidos políticos, pero no pueden ser elegidos, pese a cumplir con todas las obligaciones».

Safia lleve cinco años esperando la nacionalidad. Una de las maneras para lograrla es pasar dos pruebas escritas (los derechos cuestan unos 100 euros cada uno) que valoren conocimientos de lengua y cultura española. En otros países la nacionalidad se logra por nacer en el territorio o por ser hijo de padres con la nacionalidad. En España los hijos de padres no nacionales carecen de la nacionalidad.

En 2016 se establecieron dos dispensas para los exámenes.  Para solicitantes de países en los que el español es idioma oficial y para quienes hayan sido escolarizados en el Estado y superado la educación secundaria obligatoria. Safia inició el trámite de la dispensa hace un año, pero todavía espera.

Temas

Comentarios

Lea También