Costa ENTREVISTA

Carme Domènech: "La solución al problema del ‘top manta’ en Cambrils no es policial"

La subinspectora de Mossos d'Esquadra ha relevado al frente de la comisaría de la villa marinera a Agustí Pàmies. 

Jordi Cabré

Whatsapp
Carme Domènech, nueva responsable de la comisaría de Cambrils. FOTO: Pere Ferré

Carme Domènech, nueva responsable de la comisaría de Cambrils. FOTO: Pere Ferré

Hace cuatro meses, la comisaría de Cambrils de los Mossos d’Esquadra tiene nueva jefa. Se trata de Carme Domènech, subinspectora de la Policía Autonómica y salida de la Escola de Policía de Catalunya en la novena promoción. Releva en el cargo a Agustí Pàmies, también subinspector. Se da la ciscunstancia que su antecesor ha ido a la comisaría de L’Ametlla de Mar de la que procede Domènech, natural de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant. Previamente estuvo también en Roses, Gandesa y Amposta.

¿Cuándo estrenó el cargo?
El 23 de marzo

¿En pleno Estado de Alarma?
Así fue.

¿Y por qué en ese periodo y no antes o después de la situación excepcional?
Estaba ya programado para aquellos días. Tras deciri la promoción de inspectores y ubicarlos a sus destinos, se aprovechó la tesitura para llevar a cabo el relevo en la comisaría de Cambrils, que estaba al frente del subinspector Agustí Pàmies.

¿Petición personal o ordenes de arriba?
Me propusieron el puesto. Yo conozco el territorio y soy hija de Vandellòs. Estar cerca de casa y trabajar en esta ciudad y en las localidades que cubre es un gran reto. La verdad, no me lo pensé dos veces cuando me lo ofrecieron.

¿Viendo los rebrotes que se van conociendo teme que aparezca uno en la ciudad?
Siempre estás preocupada por una posibilidad así. Somos conscientes de que estamos expuestos y que el caso del Segrià es factible que pase en otro punto del territorio. Lo que debo hacer como responsable de la comisaría es velar por la seguridad de mis agentes cuando estén de servicio y dentro de la comisaría. Aquí hemos habilitado espacios y turnos para las comidas, mamparas, mascarillas, guantes, geles... Y lógicamente en cada servicio los agentes van protegidos y son conscientes del momento en que estamos.

¿Hay sensación de relajación?
Tendimos a relajarnos, pero no podemos bajar la guardia.

¿Han tenido bajas?
Por contagio, no. Pero es cierto que hay 5 agentes que forman parte del grupo de riesgo y cogieron la baja por prevención. También hubo tres agentes que estuvieron en contacto con positivos, pero la PCR dio negativo. Estuvieron en cuarentena por prevención.

¿Las sanciones impuestas por incumplir el confinamiento se cobrarán?
¿Por qué no deberían?

Hay la sensación de que tras pasar el confinamiento, se haya olvidado el tema.
Yo confío en que las actas levantadas por Mossos y otras policías terminen en sanción. Se ha hecho mucho y muy buen trabajo. Los agentes están muy concienciados y además cada uno es consciente del riesgo para él y su familia. Su labor no era sancionar, pero si alguien ponía en riesgo la salud, se actuaba.

¿Quién impone la sanción de sus denuncias?
Nosotros levantamos acta y es el instructor el que debe la multa. Le corresponde a la Generalitat. Sabemos que se han empezado a tramitar. Es un proceso similar a las multas de tráfico. Nosotros levantamos acta y el Servei Català de Trànsit impone la sanción.

¿Lleva solo cuatro meses, pero es la comisaría más compleja en la que ha estado?
Cambrils, a diferencia de los destinos anteriores en los que he servido, cuenta con una población muy estacional entre los 34.000 a los 90.000 y ello hace que el trabajo quede condicionado a esta fluctuación de gente entre los meses de verano e invierno. Solo tiene cierta comparación con Roses, el primer destino tras salir de la Escola de Policia de Catalunya.

Este año habrá menos incremento de población estacional ¿Es momento de aplicar otras políticas de seguridad?
Podemos aprovechar esta estabilidad de la población de Cambrils para potenciar la policía de proximidad. Si conseguimos que no haya repunte de los delitos porque la población no crece por el turismo, podemos mejorar la calidad de las acciones de prevención. En otras palabras, los Mossos d’Esquadra puedan estar más cerca del ciudadano.

¿Tienen agentes para ello?
En la última semana de junio, por la fiesta de Sant Pere, llegaron a a la comisaría de Cambrils 13 agentes y somos más de 60 policías en esta comisaría para cubrir los muniicpios del Baix Camp que corresponden a esta comisaría. En agosto llegarán más refuerzos de los agentes que deben hacer las prácticas tras salir de la academia.

¿Suficientes?
Sí, pero no le voy a engañar que siempre querríamos tener más, pero trabajaremos con los agentes que están asignados y mi intención es que podamos potenciar esta policia de proximidad con garantías.

¿Los refuerzos, pero, no son para cubrir las vacaciones y deja el mismo número de efectivos reales que los meses que no son de verano?
La planificación de los agentes que tienen vacaciones o permisos sea un máximo del 20% durante todo el año. En verano pasa lo mismo. Hay agentes de vacaciones y que con el refuerzo de Sant Pere no superan el 20%. Es más, este segundo refuerzo de agosto rebajará el número de personal que está fuera e incrementará los agentes de servicio.

¿Qué han podido cambiar con un principio de verano sin demasiados turistas?
Parte del refuerzo que llegó Por Sant Pere se derivó a ampliar las patrullas de seguridad ciudadana que recorren las calles, paseos y zonas más transitadas. También se ha buscado más cercanía con los comercios y los negocios abiertos para facilitarles cualquier problema y de paso disuadir de posibles delincuentes que buscan las poblaciones turísticas para ‘trabajar’.

¿Cómo están las relaciones con los municipios que protege?
Espero que bien. Nuestra intención ha sido desde el primer momento establecer mesas de diálogo y trabajo para coordinarnos. Tengo muy claro que las relaciones con las policías locales y los vigilantes municipales deben ser muy buenas y hay que sumar y mejorar la seguridad.

¿Qué tipología de delitos preocupan?
La principal preocupación que nos transmiten son los delitos relacionados con el patrimonio. Ahora en verano se denuncian robos violentos como los tirones (bolsos, relojes, joyas...), el método del abrazo, hurtos por despistes... 

¿Y cómo los combaten?
Aquí es donde entra el diálogo y el intercambio de información para poder actuar contra estos delitos y estar muy presentes en aquellos puntos donde actuan estos delincuentes. En verano, el patrón de robos que sube son los  hurtos en zonas con afluencia de gente como los mercados, en las playas, dentro de los coches... 

Este verano parece que no hay muchos manteros.
No hay clientes, no hay manteros. Muchas de estas personas que comercian con productos falsificados no han viajado por varios motivos: cierre de fronteras y la falta de visitantes. Se ha reducido el problema de otros años.

¿Y aunque el problema ha disminuido, ve solución definitiva a corto plazo?
La solución no es de ámbito policial. Esta práctica de comercio debe contar con otros estamentos para poder combatirla. Mientras, nuestro trabajo es impedir que hagan estas ventas sin licencia. Policialmente es muy difícil erradicarlo, solo disuadirlo.

Temas

Comentarios

Lea También