Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cerca de 20.000 personas visitan el pesebre de arena

Fue derribado ayer
Whatsapp
Un tractor pala hizo añicos ayer por la mañana el peseber de arena de la playa de La Pineda. Foto: Alba Mariné

Un tractor pala hizo añicos ayer por la mañana el peseber de arena de la playa de La Pineda. Foto: Alba Mariné

Su construcción duró cerca de una semana; su derribo, apenas quinces minutos. Un operario municipal llevó a cabo el ritual de cada año: hizo añicos el pesebre de arena de la playa de La Pineda con un tractor pala con el que le pasó por encima. Fue el final de esta obra de arte efímero que ha estado expuesta al público durante más de un mes, desde el pasado 3 de diciembre. Su presencia atrajo hasta allí a cerca de 20.000 personas, cifra similar a la de cada año –y ya van quince–.

«Han venido hasta autobuses de distintas partes de Catalunya para verlo expresamente. El pesebre ha vuelto a cumplir su función: atraer visitantes en una época en la que hay menos turistas. Beneficia a los hoteles y negocios de La Pineda», afirma Xavier Graset, concejal de Turismo de Vila-seca.

En esta edición, los nueve escultores de Irlanda, Holanda, Dinamarca y España que lo llevaron a cabo se basaron en el espacio y la ciencia ficción: algunas figuras se expresaban sin gravedad y los Reyes Magos estaban representados como alienígenas. La temática varía cada año. Los artistas son quienes deciden.

 

Críticas buenas y malas

«La gracia es que cada año es diferente y eso anima a los visitantes a volver a verlo», dice Graset, que admite que, como siempre, «el pesebre ha recibido críticas positivas y negativas».

Los más de 300 metros cúbicos de arena fueron trasladados en camiones a un almacén, donde permanecerán guardados hasta la próxima Navidad. La arena empleada se reutiliza cada año. «Los escultores ya tienen ideas para la siguiente edición. En septiembre empezarán a concretarlas», comenta el concejal.

Entre las futuras novedades el consistorio baraja la posibilidad de incorporar talleres infantiles en la playa, «como los que había al principio, en las primeras ediciones del pesebre», concluye Graset.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También