Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cinco años por asestar un machetazo en la cabeza a un hombre en Roda

A la víctima le han quedado secuelas, como la incapacidad o la dificultad de comunicarse mediante el habla y la escritura

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los hechos ocurrieron en la calle Vallespir de Roda de Berà. Foto: google maps

Los hechos ocurrieron en la calle Vallespir de Roda de Berà. Foto: google maps

Un hombre que asestó un machetazo en la cabeza a otro ha sido condenado a cinco años de prisión y a indemnizar a la víctima –cuyas lesiones tardaron un año en curarse y le han quedado graves secuelas, como afasia– con más de 185.000 euros, según fija la sentencia emitida por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. Los magistrados han recogido la pena solicitada por el fiscal, mientras que la defensa pedía la absolución.

Los hechos ocurrieron sobre las once de la mañana del 10 de septiembre de 2012 en el interior de una vivienda de la calle Vallespir de Roda de Berà. Se produjo una fuerte discusión entre el ahora condenado, Ángel S.B., y la víctima, R.C.A. En el transcurso de la misma, el procesado cogió un machete afilado –de 55 centímetros de hoja–. Se dirigió hacia la víctima con expresiones como «te voy a matar» y le propinó un fuerte machetazo , que le impactó en la zona parietal izquierda. Cortó, con una incisión limpia, el hueso que protege el cerebro. La herida comenzó a sangrar de forma abundante, quedando la víctima semidesvanecida, apoyada en la puerta del portal del inmueble, en su parte interior.

Pocos minutos después el acusado –junto a otra persona, conocida como el argentino– trasladó en su propio coche a la víctima hasta el Hospital del Vendrell, situado a unos quince kilómetros de distancia. Allí recibió las primeras asistencias médicas, siendo dada de alta a las pocas horas, sin que los facultativos que le atendieron se apercibieran de su verdadero alcance y gravedad.

Dos días después, la víctima presentada síntomas de alteración neurológica. Sus familiares decidieron trasladarla a la Clínica Quirón de Barcelona. Allí le practicaron distintas pruebas diagnósticas y se le dispensó tratamiento quirúrgico consistente en el drenaje del hematoma que presentaba en la cabeza.

Las lesiones tardaron en curar 365 días, periodo en el que estuvo, además, incapacitado para el desarrollo de sus actividades habituales. De no haber recibido asistencias clínica y quirúrgica, las heridas provocadas por el machetazo le hubieran ocasionado la muerte.

A consecuencia de las lesiones, la víctima, de 29 años, sufre una afasia motora por parafasia semántica –sustituye unas palabras por otras–, una ligera disminución de la fluidez verbal, dificultades en el uso de objetos, sensación de fatiga en la mano derecha y de dolor en la pierna derecha, deterioro cognitivo de predominio frontotemporal izquierdo que le dificultan notablemente el razonamiento completo y la atención, y trastorno depresivo con rasgos de intensa tristeza y tendencia al aislamiento social.

Las secuelas le impiden desarrollar cualquier trabajo que reclame fuerza física o mínima atención. Antes de la agresión trabajaba para la empresa familiar como conductor de grúas. Por lo que respecta al acusado, era consumidor de sustancias tóxicas en el momento de los hechos, una situación que se remontaba a varios años atrás. En el momento en que asestó el machetazo a la víctima había consumido cocaína, lo que le afectó, reduciendo de manera leve su capacidad volitiva. Con posterioridad a los hechos se ha sometido a varias terapias de rehabilitación y deshabituación de drogas.

Los magistrados recalcan en la sentencia que la víctima se mostró persistente y, a pesar de sus dificultades verbales, hizo esfuerzos para precisar las circunstancias principales en las que se desarrollaron los hechos, incluso algunas que podían favorecer al acusado.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También