Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Clases bajo las mantas en una escuela de El Vendrell

Padres y alumnos protestan una hora ante el centro para pedir las obras que esperan desde hace años

José M. Baselga

Whatsapp
Los alumnos van a clase embutidos en ropa.

Los alumnos van a clase embutidos en ropa.

Esta mañana han entrado una hora más tarde en clase y han permanecido en las puertas del colegio. Total, hace más frío dentro que fuera. Los alumnos de la escuela Marta Mata de El Vendrell han estado una hora en las puertas del centro junto a sus padres en protesta por el frío que pasan en el colegio.

Muchos alumnos van a clase embutidos en prendas de abrigo porque a primera hora en el aula difícilmente hay 12 grados, cuando la temperatura de confortabilidad para un centro escolar es de 17 grados.

Quejas a la puerta del centro.

La situación no es nueva. Hace cinco años ya hubo protestas por lo mismo sin que haya habido solución alguna en todo este tiempo. Los padres tendrán una reunión la próxima semana con responsables de Educació de la Generalitat, pero temen el mismo resultado.

El problema empieza en el sistema de calefacción, que ya tiene una potencia un 15% inferior a los que sería necesario. Pero sobre todo es por la falta de aislamiento del edificio. En invierno todo el calor se va por ventanas y cubiertas. En los meses más cálido las aulas son hornos.

Barracones más confortables
La asociación de padres que ha organizado la protesta pregunta que quién diseñó, construyó y autorizó un edificio sin el aislamiento térmico necesario sabiendo que debía ser una escuela.

 

Alumnos protestan con mantas.

 Y eso que es un edificio relativamente nuevo. Fue construido para dejar atrás los barracones en lo que estudiaban los alumnos. Pero visto el resultado, padres y estudiantes añoran aquellos barracones. Eran más confortables.

La empresa
Ahora se han vuelto a hartar del frío. Exigen soluciones rápidas pero temen que les den largas. El pasado septiembre la empresa constructora, Teyco, comenzó obras para intentar acondicionar la cubierta del edificio. Pero la empresa paró los trabajos.

La empresa es una de las investigadas en la presunta trama del financiación irregular de CDC (caso 3%) y además presentó concurso de acreedores. La empresa dejó las obras y hasta el material en el patio. Sólo con las quejas de los padres que señalaron que aquello era un riesgo, lograron que se retirase el material de obra.

Las movilizaciones podrían incrementarse.

La Generalitat ha explicado a los padres que intenta recuperar el aval de la empresa para licitar de nuevo la obra. Pero los padres piden que se haga el trabajo y que ya se encargará la Generalitat después de recuperar el dinero. «No es problema de los niños», denuncian.

Y así siguen, con una escuela en la que pasan frío. No es una cuestión de sensaciones. Una reciente auditoría señala que la temperatura es un 15% inferior a la que debería haber. A 26 grados se llega a las tres de la tarde.

Calefactores
La presidenta del AMPA, Dolors Sánchez, discrepa de una solución aportada desde la Generlitat como la de dejar calefactores toda la noche encendidos. «Eso es un peligro. Y con el nulo aislamiento no sirve de nada. Dejándolos toda la noche, a primera hora la temperatura es de 15 grados. Además, en los pasillos sigue habiendo 14 grados».

Esta manaña los alumnos han entrado una hora más tarde al colegio en señal de protesta. En función de la respuesta que reciban de la Generalitat, las próximas semanas podrían incrementarse las movilizaciones.

Temas

Comentarios

Lea También