Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cobre 'gratis' en la calle Marie Curie de Salou

Unas 30 farolas inutilizadas por el robo de cableado esta madrugada

Jordi Cabré

Whatsapp
La farola de la calle Marie Curie con la señal de tráfico tiene la caja inferior abierta de forma vandálica. FOTO: DT

La farola de la calle Marie Curie con la señal de tráfico tiene la caja inferior abierta de forma vandálica. FOTO: DT

La calle Marie Curie está en la parte noroeste de Salou, discurre paralela por un tramo del barranco de Barenys y todavía no tiene edificios construidos en todo su trazado.

No obstante, parte del vial está detrás de la zona comercial norte de la ciudad, pero no es una zona de paseo salvo en casos puntuales: paseos, running o paseadores de perro. De madrugada, pero, es una calle huérfana de vida y proclive a ser invadida por aquellos que buscan cobre de forma fraudulenta.

FOTO: DT

El vial salouense (no es el único con estas características. Prueba de ello es el último tramo del paseo 30 d'Octubre) no tendría mucha historia salvo que se ha convertido en el "proveedor oficial de cable de cobre gratis" para los ladrones de este metal. 

Esta madrugada ha vuelto a tener "visita" y parte de su mobiliario urbano ha sido objeto de desperfectos y robo.

Una treintena de farolas han sido reventadas (la caja inferior) y de allí se ha extraído el cable. También se han abierto las cajas de cemento con los fusibles en su interior y se han llevado aquellos objetos con cobre o el cable de las farolas públicas.

No ha sido un caso aislado. El último que ha trascendido públicamente fue a mediados de abril con 16 farolas afectadas. El anterior robo ocurrió en 7 de marzo con 35 y las últimas de 2017 se registraron entre septiembre y noviembre.

FOTO: DT

La Policía Local de Salou, la empresa concesionaria del servicio, Rubatec, y el propio gobierno local son conscientes del último acto vandálico. Sin embargo, se sigue sin pillar a los autores y estos siguen incrementando el coste de reposición de material, que pagan los vecinos.

 

Temas

Comentarios

Lea También