Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Colectivos anti peaje de la C-32 amenazan con cortes en la propia autopista

Destacan que paralizar la circulación de la carretera daña a quien no puede ir por la autopista

José M. Baselga

Whatsapp
Una de las movilizaciones cortando la C-31.

Una de las movilizaciones cortando la C-31.

No se creyeron al conseller de Movilitat Josep Rull en una reciente visita al Baix Penedès en la que anunció que se hará un estudio del impacto que la autopista C-32 supone para la comarca y que la manera de eliminar el peaje sería la aplicación de la viñeta.

Pero los vecinos ven como la carretera C-31 que pasa por el centro de Cunit y de Segur de Calafell sigue siendo un peligro y que en verano está saturada. Señalan así los vecinos que no pueden esperar a que la viñeta sea una realidad.

No en la C-31
La Coordinadora Calafell y la Plataforma X la Mobilitat Cubelles han anunciado cortes que irán directamente a la C-32. En los anteriores movilizaciones en la carretera C-31 los conductores criticaban que, además de hacer caravanas, tuviesen que sufrir cortes.

Los dos colectivos trasladan así los cortes a la autopista C-32 para reclamar que no haya peajes en el tramo del Penedès, entre El Vendrell y Cubelles. Ese trayecto cuesta ahora unos 3 euros.

28 de julio y 11 de agosto
La Coordinadora Calafell y la Plataforma X la Mobilitat Cubelles anuncia dos cortes en la autopista C-32. Serían el 28 de julio y el 11 de agosto a las 20.00 y en el peaje de Cunit-Cubelles.

A pesar de que el conseller y el director de Trànsit han acudido en las últimas semanas a Cunit para explicar las obras de mejora de la C-31 y a El Vendrell para  explicar los objetivos de la Generalitat para la C-32, desde la Coordinadora de Calafell consideran que «las conversaciones están en un punto muerto».

Viñeta
Rull explicó que sólo en Finlandia y Estonia las autopistas son gratuitas y que para su mantenimiento de alguna manera se tienen que pagar. El modelo por el que apuesta la Generalitat  es el de la viñeta. Con este sistema cada conductor pagaría una cuota al año (entre 40 y 100 euros)  y podría circular por todas las vías del país.

Pero la Coordinadora Calafell y la Plataforma X la Mobilitat Cubelles consideran que la autorización para ese sistema de pago tardará y mientras tanto los vecinos de la zona o pagan el peaje de la C-32 o deben transitar  por la C-31.  También critican que el proyecto de hacer más urbana la travesía de la C-31 por Cunit, ampliando las aceras e implementando medidas para reducir la velocidad de los coches, hará que la carretera en este punto se acentúe como cuello de botella. 

Además destacan que los peajes seguirán siendo una barrera para la dinamización ya que consideran que frenan la llegada de empresas y turistas.

Temas

Comentarios

Lea También