Más de Costa

Coma-ruga espera que el nuevo Tabaris sea un revulsivo

Una vez derribado el viejo edificio, las obras de construcción durarán 18 meses

José M. Baselga

Whatsapp
El derribo del Tabaris. FOTO: MOVIMENT VEÏNAL

El derribo del Tabaris. FOTO: MOVIMENT VEÏNAL

Los trabajos de demolición de las históricas piscinas del Tabaris en Coma-ruga prácticamente han finalizado. En los últimos meses los trabajos para derribar el edificio se han mantenido con la dificultad de retirar los valiosos mosaicos de Santiago Padrós que había en su interior y que estaban adosados a las paredes.

Ahora queda un solar sobre el que debe surgir en 18 meses un nuevo edificio para destinarlo a equipamientos. La idea inicial del Ayuntamiento de mantener y adaptar el edificio a nuevos usos quedó descartada por el mal estado de la construcción que llevaba décadas cerrada y deteriorada.

Ahora comenzarán los trabajos para levantar un edificio que debe cubrir muchas necesidades de equipamientos. Será una obra similar al original por los ventanales que la caracterizaban, pero con salas para actos y exposiciones, una oficina de turismo y un museo para dar a conocer la historia de Coma-ruga. 

Los trrabajos de derribo. FOTO: MOVIMENT VEÏNAL


Del presupuesto inicial de 1,3 millones se ha pasado a 5 millones. Ese encarecimiento hace que la obra no reciba ayudas europeas, lo que provocó quejas de la oposición. El Ayuntamiento defendió que la rehabilitación hubiese salido más cara que hacer un nuevo edificio.

Impulso

En todo caso ahora se espera la nueva obra y sobre todo cómo debe ayudar a impulsar a Coma-ruga y por extensión a Sant Salvador y el Francas, que conforman el frente costero. Ya se apuntó  desde la oposición que de hacerse un nuevo edificio debería apostarse por menos coste teniendo en cuenta que en la zona hay necesidad de otros servicios para una población que crece cada año.

El futuro Tabaris.

Los vecinos esperan que el nuevo Tabaris haga de revulsivo social y económico, por lo que piden analizar con detalle sus usos

El destino del futuro Tabaris ya está decidido. En una planta inferior acogerá una oficina de Turismo y un museo sobre la historia de Coma-ruga y el valor de la reserva marina de Masia Blanca. También acogerá una muestra sobre el mosaísta Santiago Padrós que residió en la zona y fue de los artistas del mosaico más destacados a nivel internacional.

Convenciones

En una planta superior está prevista una gran sala que pueda acoger actos públicos y convenciones empresariales haciendo de Coma-ruga un lugar de negocio.

El antiguo edificio, de los años sesenta, acogió unas piscinas y fue diseño de Juan Ricart, campeón de saltos. La obra fue galardonada con un Premio Nacional de Arquitectura deportiva. En el nuevo Tabaris se recolocarán los mosaicos retirados, uno de sus elementos característicos. 

Noticias relacionadas:

- ¿Quién era Padrós?https://www.diaridetarragona.com/costa/Teselas-de-El-Vendrell-en-el-Valle-de-los-Caidos-20191024-0064.html?fbclid=IwAR06dUXXpvV38us948gQI384dSJgCEDwUBW_vdsPYZSWSNZhMVpGqHVJARg

Temas

Comentarios

Lea También