Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado por capturar con trampas pájaros protegidos

Había colocado seis cepos tipo ballesta, que están catalogados como un arte de caza prohibido, no selectivo y no masivo

Àngel Juanpere

Whatsapp
Trampa tipo ballesta. FOTO: DT

Trampa tipo ballesta. FOTO: DT

El Juzgado de lo Penal número 2 de Reus ha condenado a un hombre a pagar una multa de 4.800 euros y una indemnización de 493,08 euros –a abonar a la Direcció General de Medi Ambient de la Generalitat– como autor de un delito contra la fauna. Además, se le prohíbe que durante dos años pueda ejercer la caza. Y todo ello por haber capturado pájaros de especies protegidas con trampas ilegales. La sentencia ha sido confirmada ahora por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona, que ha rechazado el recurso de apelación presentado por el condenado.
El procesado colocó seis trampas tipo ballesta en la zona de Miami Platja. En la mañana del 16 de noviembre de 2011 se aproximó a uno de los cepos, que contenía una captura. La recogió y volvió a manipular la trampa, accionándola con la finalidad de capturar más pájaros.

El petirrojo (Erithacus rubecula) y la cotxa fumada (Phenicus ochruros) son especies consideradas protegidas, según el anexo de la Llei de Protecció dels Animals. Por su parte, la trampa tipo ballesta está catalogada como arte de caza prohibido, no selectivo y no masivo, según una ley de 2007.

El terreno en el que fueron localizadas las trampas tiene catalogación de zona urbana, con prohibición de caza. Las capturas fueron tasadas en 248 y 245,08 euros.
En el recurso de apelación, el condenado aseguraba que no se había podido acreditar suficientemente su participación en los hechos y que los agentes rurales habían entrado en contradicciones en sus declaraciones el día del juicio respecto a lo escrito en el expediente judicial.

Los magistrados de la Audiencia, en la sentencia de apelación, aseguran que no se ha visto en la declaración de los agentes rurales un prejuicio o intención de perjuicio hacia el acusado. Añaden los jueces que los agentes realizaban su función de prevención e inspección en la zona de Miami Platja. 

La Sala recuerda la declaración de uno de los agentes rurales. Explicó que tras la localización de las trampas con capturas, vio llegar al acusado, que cogió los pájaros, se los guardó y volvió a activar las trampas

Temas

Comentarios

Lea También