Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado por ordenar a su pitbull que atacase a los mossos que iban a detenerlo en El Vendrell

El animal enganchó el pantalón de un agente pero no llegó a resultar herido

Angel Juanpere

Whatsapp
Un ejemplar de pitbull.

Un ejemplar de pitbull.

A un hombre al que le comunicaron que lo iban a detener porque estaba buscado por un Juzgado no se le ocurrió otra forma de defenderse que dar órdenes a su perro pitbull para que atacase a los mossos que lo iban a arrestar. El animal incluso llegó a morder el pantalón de uno de los agentes.

 La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona ha condenado al hombre a medio año de prisión por un delito de atentado a la autoridad, además de tener que indemnizar a la Direcció General de la Policia con 19,25 euros, el importe de los pantalones reglamentarios del agente. De esta manera se rebaja sustancialmente la pena impuesta inicialmente por el Juzgado de lo Penal 3 de Tarragona, que era de un año y medio de cárcel.

Identificación
El acusado es un ciudadano de nacionalidad española, sin antecedentes penales. Sobre la una y cuarto de la tarde del 28 de abril de 2018 se encontraba en su domicilio, situado en la plaza Santa Anna de El Vendrell. Llegaron los Mossos d’Esquadra para identificarlo con motivo de un requerimiento judicial. 

El sospechoso salió al rellano del edificio, dejando entornada la puerta del piso. Manifestó a los policías que tenía un perro pitbull que mordía.
Cuando los agentes comprobaron que al acusado le constaba una orden de búsqueda y detención, le informaron de que debían detenerlo y trasladarlo a dependencias policiales. 

'Ataca'
El acusado, «con evidente ánimo de menoscabar el principio de autoridad que los Mossos representan», abrió la puerta de su vivienda, dejando salir a su perra, de unos 30 kilos de peso. Se apartó para que ella pudiera dirigirse hacia los agentes, mientras le gritaba «ataca».

El animal se dirigió a la pierna izquierda de uno de los agentes, si bien únicamente le pudo morder el pantalón reglamentario porque el agente apartó la pierna. Una vez el mosso pudo librarse de la perra e introducirla en el domicilio, el acusado comenzó a hacer aspavientos con los brazos para evitar ser detenido, hasta que fue reducido.  El detenido pasó al día siguiente a disposición judicial y fue puesto en libertad sin fianza.

«Reacción violenta»
El abogado defensor, en su recurso de apelación, indicaba que los hechos no son un delito de atentado «porque en ningún momento se aprecia que exista un peligro real y grave para los agentes de la autoridad, que en todo momento controlaron la situación, sin riesgo alguno al no producirse daño para su integridad física». 

Pero los magistrados de la Audiencia Provincial rechazan la versión del abogado del acusado por el hecho de haber hecho éste que el perro –considerado de raza peligrosa– atacara a los agentes, lo que entienden que se trata de una «reacción violenta». Por ello, consideran que el acusado tuvo un ánimo claro de azuzar al animal para que agrediera a los agentes, por lo que los hechos pueden calificarse de atentado a la autoridad.

Temas

Comentarios

Lea También