Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado por un tirón en las escaleras de un bloque de pisos de Salou

Arrebató el bolso a la víctima asaltándola por la espalda. El hombre ya habido sido sentenciado hace dos años por robo

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Recreación de un tirón de un bolso a un peatón. FOTO: DT

Recreación de un tirón de un bolso a un peatón. FOTO: DT

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona ha confirmado el año y medio de prisión y la multa de 180 euros a los que fue condenado por el Juzgado de lo Penal 1 de Tarragona un ciudadano senegalés por haber cometido un robo por el procedimiento del tirón en el interior de un bloque de pisos de Salou así como otro delito leve de malos tratos.

El acusado tiene 38 años y cuenta con antecedentes penales. El 6 de febrero de 2018 ya fue condenado por el Juzgado de lo Penal 3 de Tarragona a un año de prisión por un delito de robo con fuerza.

Los hechos ahora juzgados ocurrieron a las 9.50 horas del 15 de diciembre de 2018. El acusado estaba en la calle Gavina. Aprovechó que una mujer bajaba las escaleras para abordarla por la espalda. Le propinó un empujón y tiró del bolso que llevaba la perjudicada.

El acusado le arrebató el bolso y salió corriendo. Rebuscó en el interior del objeto y se apoderó del teléfono móvil. Lanzó el bolso y huyó del lugar.

El teléfono móvil en poder del acusado fue recuperado por los Mossos d’Esquadra poco después de los hechos. La perjudicada no sufrió lesión alguna durante el asalto.

En su recurso de apelación, el abogado del acusado recordó que la víctima no pudo reconocer a su cliente como el autor de los hechos. Añadía que en la denuncia, la mujer únicamente identificó al agresor como «de piel negra», añadiendo en el Juzgado elementos que no había dicho ante los Mossos. Reconoce que tenía el móvil de la mujer, pero declaró que tenía sospecha de que podría ser robado «pero no tenía convicción cierta y plena».

Los magistrados de la Audiencia Provincial reconocen en el scrito de la sentencia que la mujer nunca ha podido reconocer al autor de los hechos, pero que en cambio sí ofreció datos relevantes del autor en cuanto a vestimenta y color de piel, y los facilitó a los Mossos d’Esquadra, que detuvieron al ahora condenado.

Los jueces consideran «el silencio o la explicación absurda o increíble del acusado sobre su presencia en el lugar de los hechos».

Temas

Comentarios

Lea También