Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado un conserje de Cambrils por tocamientos a una niña

La Audiencia de Tarragona también impone al hombre cinco años de libertad vigilada

ACN

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

La Audiencia de Tarragona ha condenado a dos años de prisión y a cinco años más de libertad vigilada el conserje de un centro cívico de Cambrils por hacer tocamientos a una niña de 12 años.

Los hechos pasaron a final de noviembre del 2015. Según la sentencia, la menor asistía a la equipación dos veces por semana y el día de los hechos fue a estudiar porqué el día siguiente tenía exámenes en el instituto donde cursaba 2.º de ESO. En un momento dado, la chica salió del aula porque estaba muy angustiada y el trabajador aprovechó para tocarle un pecho.

La Audiencia ha condenado el hombre por un delito de abuso sexual y también le prohíbe acercarse a menos de 500 metros de la víctima durante cinco años.

Según los hechos probados durante el juicio, la menor estaba muy nerviosa y llorosa por los exámenes, y la responsable de uno de los grupos del centro cívico del cual formaba parte, le dijo que saliera del aula. La niña se lavó la cara y salió al patio a tomar el aire. Cuando se encontraba allá apareció el conserje y le dijo que la responsable del grupo la buscaba, por lo cual ella se dirigió nuevamente a la clase.

El condenado anduvo detrás suyo hasta que se puso a su lado y, encontrándose detrás de un mural, el acusado pusó su brazo encima el hombro de la menor y con la mano le tocó un pecho, presionando unos segundos hasta que apareció la responsable y dejó de hacerlo.

La mujer preguntó a la menor qué le había pasado al verla muy afectada y la abrazó. Por su parte, el conserje preguntó a la responsable si quería que acompañara la niña a beber agua y ésta le dijo que no hacía falta y que ya se ocuparía ella.

Posteriormente la menor le explicó los hechos y lo pusieron en conocimiento de los padres. Como consecuencia de estos hechos la menor sufrió problemas de insomnio y miedos recurrentes vinculados a la situación que vivió.

La Audiencia de Tarragona ha condenado el hombre como autor de un delito de abuso sexual a una pena de dos años de prisión, a la prohibición de acercarse a la menor a menos de 500 metros durante cinco años, libertad vigilada durante cinco años y a la inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio que comporte contacto regular y directo con menores de edad, durante el mismo periodo.

El tribunal ha aplicado al hombre el atenuante simple de reparación del daño porque el mismo día del juicio ya había consignado los 400 euros que le pedían en concepto de responsabilidad civil por los daños morales, pero ha descartado rebajarle más la pena por dilaciones indebidas -tal como pedía su abogado- porque las atribuye a la acción de la defensa.

Temas

Comentarios

Lea También