Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado un joven que cometió un tirón en bicicleta y cayó al suelo en Cambrils

La denunciante conocía al procesado porque era cliente de su bar, al que acudía a comprar bebidas alcohólicas

Àngel Juanpere

Whatsapp
El robo por el procedimiento del tirón tuvo lugar en el Camí del Molí d´Avall.  Foto: Alba Mariné

El robo por el procedimiento del tirón tuvo lugar en el Camí del Molí d´Avall. Foto: Alba Mariné

Un hombre que cometió un robo por el procedimiento del tirón en bicicleta en Cambrils sufrió poco después un accidente, aunque pudo huir del lugar, siendo detenido a la mañana siguiente por agentes de la Policía Local. Se da la circunstancia de que el arrestado era cliente del establecimiento que regentaba la víctima, la cual muchas veces le había servido, por lo que lo conocía. La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona ha condenado al ladrón a un año y once meses de prisión por un delito de robo con violencia, con la agravante de reincidencia y la atenuante de drogadicción. Asimismo, tendrá que indemnizar a la víctima con 58 euros, el importe de un medicamento que le sustrajo.

El robo fue cometido sobre las tres de la madrugada del 24 de julio del año pasado en el Camí del Molí d’Avall. El acusado transitaba por el lugar conduciendo su bicicleta y se acercó por detrás a la víctima, que en ese momento caminaba por el lugar empujando el cochecito donde llevaba a un hijo de corta edad. El ladrón estiró el bolso que la mujer llevaba colgando. Un cómplice del ladrón –que no ha sido identificado– realizaba labores de vigilancia a unas decenas de metros de distancia. Tras el tirón, la mujer perdió el equilibrio y cayó al suelo, lo que le provocó un edema en el brazo.

El acusado cogió el monedero –que contenía tarjetas sanitarias y unas pastillas prescritas por el médico– del interior del bolso y se marchó del lugar en su bicicleta. Unos metros más allá, perdió el equilibrio, rompiéndose la botella de litro de cerveza que llevaba en su mano.

El acusado, de 26 años, es consumidor de sustancias tóxicas –hachís, cocaína y alcohol– desde hace años. El patrón de ingesta es diario y abusivo, sufriendo un trastorno de consumo. Ya había sido condenado en cuatro ocasiones por delito de robo con violencia: el 19 de julio de 2011, a 18 meses de prisión; el 8 de mayo de 2014, a un año; a dos, el 21 de marzo de 2016, y a un año y medio el 26 de mayo del año pasado.

La víctima ratificó durante el juicio el reconocimiento que hizo del sospechoso durante la instrucción de la causa. Pero además declaró durante el juicio que estaba segura de que el acusado era la persona que le robó el bolso porque era cliente de su establecimiento, al que acudía de forma casi diaria, desplazándose en una bicicleta, siempre a comprar cerveza, atendiéndolo ella personalmente.

Los magistrados, en la sentencia, recuerdan que el acusado cuenta con numerosos antecedentes penales por delitos contra el patrimonio.

El fiscal pedía para el acusado una pena de seis años de prisión por un delito de robo con violencia –con la circunstancia hiperagravante de reincidencia–, así como una pena de multa de 40 días por un delito leve de lesiones. Por su parte, la defensa solicitaba la absolución.

Temas

  • COSTA

Lea También