Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenado un mantero de Cambrils por agredir a un policía local

Ha sido sentenciado a cuatro meses y medio de prisión y a indemnizar al agente con 3.494,40 euros

Àngel Juanpere

Whatsapp
Imagen de las paradas del top manta en el Cap de Sant Pere, en la frontera entre Cambrils y Salou. FOTO: Alba Mariné

Imagen de las paradas del top manta en el Cap de Sant Pere, en la frontera entre Cambrils y Salou. FOTO: Alba Mariné

Un hombre que realizaba la venta ambulante de forma ilegal en Cambrils comenzó a agredir  a un policía local que intentaba que no huyera. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona ha confirmado la pena inicialmente impuesta por el Juzgado de lo Penal 2 de Reus: cuatro meses y medio de prisión y el pago de una indemnización al agente de 3.494,40 euros. Y ello como autor de un delito de atentado a agentes de la autoridad y otro de lesiones, con la atenuante de dilaciones indebidas.

El altercado se produjo sobre las ocho de la tarde del 16 de mayo de 2011 en el Passeig Marítim de Cambrils. El procesado –un senegalés en situación irregular en el país– realizaba, junto con otras diez personas, la venta ambulante a los ciudadanos que pasaban por la zona, con los productos a la venta extendidos en el suelo sobre una manta.

Dos agentes de paisano de la Policía Local se acercaron al lugar y se identificaron como tales. Uno de ellos puso su pie sobre la manta para evitar que el sospechoso se la llevase. El acusado, que estaba alterado, comenzó a insultar a los policías y a llamar al resto de vendedores ambulantes que habían salido corriendo ante la presencia policial. Todos rodearon a los agentes, por lo que estos pidieron refuerzos. Mientras, el encausado comenzó a golpear a uno de los agentes, dándole patadas en el pie que tenía sobre la manta.

Cuando llegaron los refuerzos, todos los vendedores huyeron corriendo. El encausado saltó un muro del paseo marítimo, con el que tropezó y cayó al suelo, siendo detenido por los agentes que habían llegado de refuerzo. El agente sufrió un esguince del ligamento y estuvo 60 días de baja.

Temas

Comentarios

Lea También