Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Condenados por la muerte de sus perros asfixiados en un coche en Calafell

Un tercer can tuvo que ser ingresado en una clínica veterinaria por deshidratación debido a un golpe de calor

Àngel Juanpere

Whatsapp
Uno de los perros que murió.

Uno de los perros que murió.

Un descuido de sus propietarios causó la muerte de dos perros y un tercero resultó gravemente herido como consecuencia de la deshidratación producida después de haberlos dejado encerrados en el interior de un vehículo  en pleno mes de julio en Calafell. Dos de ellos han sido condenados a pagar una multa de 180 euros y durante tres meses no pueden tener animales. La pena impuesta por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de El Vendrell al tercer acusado es la misma multa pero fija la inhabilitación para la tenencia de animales por cuatro meses. La decisión ha sido ahora confirmada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona.

Los hechos se remontan al 31 de julio de 2016. Una pareja –ahora condenada– era propietaria de una perra mestiza llamada Dana, de tres años y con microchip. Por su parte, una mujer era la dueña de un perro mestizo Nerón –de diez años– y otro mestizo Zeus, de nueve meses y medio –sin microchip ni tatuaje identificativo–. 

Sobre las 16.20 horas, los tres dueños viajaban en un vehículo Peugeot 508 y lo estacionaron en la calle Pablo Neruda de Segur de Calafell. Lo abandonaron dejando en el interior a los tres perros sin agua, sin ventilación suficiente y sin protección alguna frente al sol y el calor.

El regreso

Los tres acusados regresaron al vehículo sobre las 17.20 horas. Como consecuencia de lo anterior, Nerón y Zeus fallecieron en el interior. Los síntomas y los resultados de la analítica efectuada a la perra de nombre Dana eran compatibles con deshidratación por golpe de calor, habiendo precisado hospitalización y tratamiento veterinario. Los propietarios pidieron el 3 de agosto su alta voluntaria, a pesar de que el can presentaba insuficiencia renal agua y se recomendaba que se mantuviera su hospitalización.

Los tres han sido condenados por un delito leve de abandono de animales.

Tensión entre vecinos

En su momento la situación alertó a los vecinos que se acercaron y comprobaron lo que pasaba. Comenzó una fuerte discusión entre los propietarios de los animales y los vecinos que acusaron a los dueños de haberlo matado por dejarles encerrados a pleno sol y con unas elevadas temperaturas.

Hasta la zona acudió una patrulla de la Policía Local de Calafell que realizó un informe de lo sucedido. Dos de los animales estaban muertos y un tercero fue socorrido en el mismo lugar y posteriormente trasladado a un centro veterinario de la localidad, donde se le atendió y ha podido sobrevivir.

En la zona se vivieron momentos de tensión ya que algunos vecinos amenazaron con denunciar a los propietarios de los animales acusándoles de malos tratos por dejarlos encerrados en el coche.

Mira cómo pasó:

Temas

Comentarios

Lea También