Más de Costa

Condenados siete miembros de una asociación cannabica de Cunit

Algunos cultivaban la droga en sus casas y luego la llevaban al local 

Angel Juanpere

Whatsapp
Una de las plantaciones.

Una de las plantaciones.

Los siete miembros de una asociación cannábica de Cunit se han conformado con una pena mínima de prisión y, de esta manera, han evitado que su caso haya llegado a juicio. Por el delito contra la salud pública los siete –todos ellos de nacionalidad española– han sido condenados a un año y medio de prisión y a pagar una multa de 74.911,58 euros. A ello hay que sumar otro año de cárcel, multa de 1.440 euros y inhabilitación para cargo público durante tres años por un delito de asociación ilícita. En ambos delitos se ha tenido en cuenta la atenuante de dilaciones indebidas. Se deja en suspenso la pena privativa de libertad si no vuelven a delinquir en el plazo de dos años.

También ha sido condenada la entidad, Asociación la Cremme 2.0, que tendrá que pagar una multa de 1.440 euros. Se procede además a su disolución y tiene prohibido en el futuro realizar actividades semejantes.

La sentencia declara probado que tres de los acusados decidieron dedicarse a la venta de sustancias estupefacientes, concretamente hachís y marihuana, con la finalidad de obtener beneficios económicos. Uno en calidad de presidente, otro de tesorero y otro de secretario, decidieron crear una asociación para poder actuar al amparo de dicha denominación, firmando el acta fundacional los tres acusados el 5 de enero de 2016.

Seguimientos

El presidente arrendó un local en la avenida Barcelona de Cunit. Al tener conocimiento de estos hechos la Policía, se iniciaron una serie de seguimientos tanto en la sede de la asociación como en dos domicilios de los procesados: en la calle Margarida de la urbanización Valldemar de Segur de Calafell y en la calle Urgell de Cunit.

Del mismo modo se realizó control en el exterior de la asociación, donde los agentes observaron un gran trasiego de personas que entraban y salían del local en un breve periodo de tiempo. Los policías identificaron aleatoriamente a algunas de las personas que salían del local.

El material

El 29 de junio de 2016, a las 9.47 horas, se procedió a registrar el domicilio de la calle Urgell, donde se encontraron bolsas Zip. cuatro lámparas de 600 vatios, una olla a presión manipulada para elaborar resma de marihuana, diez botes de fertilizante, dos básculas electrónicas, medidores –de temperatura, humedad, PH e intensidad lumínica–, cinco ventiladores, dos filtros de carbono y un papel manuscrito con pesos y tipos de marihuana. También se decomisaron 885 euros y 257 plantas de marihuana –pesaban 4,5 kilos– y 6,6 kilos de dicha droga. El valor de dicha sustancia estupefaciente era de 34.812 euros.

En la casa de la calle Margarida se incautaron dos focos de bombillas de 600 vatios, 61 macetas con restos de tierra y 19 sacos de plástico con tierra, dos ventiladores, un extractor de aire, un filtro de carbono, un contrato de trabajo indefinido de la asociación a nombre una persona y datos de otro trabajador, 1.895 euros y 309 gramos de marihuana, valorada en 1.514 euros.

Finalmente, en la sede de la entidad fueron halladas bolsas Zip con dibujos de marihuana, una báscula electrónica con restos de droga, tres más de precisión, una caja de madera con productos hechos de marihuana, semillas de dicha droga, tarjeta de la entidad, solicitudes de admisión, una caja recaudadora con 145 euros y una picadora de marihuana.

Temas

Comentarios

Lea También