Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Contrario al prohibido aparcar en Calafell, se lleva la señal y borra la pintura con cemento

El Ayuntamiento busca al autor de los daños en una calle con la acera recién arreglada.

José M. Baselga

Whatsapp

Las obras para arreglar la acera de la calle Austria en Segur de Calafell han finalizado recientemente. Los coches sobre la acera dañaban la acera y las quejas de los vecinos eran muchas.

Con los trabajos es más difícil subir a la acera y para evitar que algunos conductores puedan aparcar en la calzada, se pintó una línea amarilla que prohibe dejar el coche. También se colocó una señal de prohibido aparcar y estacionar.

Muy estrecha
Según se explica desde el Ayuntamiento, la calle es muy estrecha y en el caso de haber coches en la calzada impediría el paso del autobús o del camión de basura. Por ello se ha prohibido el aparcamiento.

La señalización horizontal está tapada con cemento.

Pero parece que algún vecino de la zona le ha molestado la medida y ha arremetido en diferentes ocasiones. Con cemento ha borrado la línea amarilla de prohibido estacionar y con pintura azul ha tapado en diferentes ocasiones el aspa  de la señal vertical plantada en la acera.

Robo de la señal
En una última acción incluso alguien se ha llevado la señal. El concejal de Vía Pública, Juan José García (PP) advierte que «repondremos la señal», y añade que «en el caso de detectar al autor de esos daños se le pondría la sanción que corresponde».

García lamenta los daños en la calle. «Además de arreglar la acera se había pintado el asfalto. Debido al cemento vertido ha quedado todo sucio. Después los vecinos se quejarán de cómo están las cosas».

La acción ha causado daños en la calzada.

De hecho García explica que han sido los vecinos mediante instancias y llamadas al Ayuntamiento quienes han alertado de la actuación del autor contra las señales de prohibición.

En el caso de ser detectado puede ser denunciado por la ordenanza municipal por daños contra el mobiliario que puede suponer una multa de 600 euros. También podría incluso imputarle un delito contra la seguridad vial al alterar señalización viaria.

La Policía Local ya ha abierto una investigación. La brigada intentará reponer la situación en la calle eliminado el cemento vertido y repintando la línea. También deberá reponerse la señal vertical ya que no ha aparecido.
 

Temas

Comentarios

Lea También