Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Crecidos los pollos, pueden seguir las obras del puente en la riera de La Bisbal de El Vendrell

La nidificación de una pareja de chorlitejo, especie protegida, obligó a parar las obras en mayo

José M. Baselga

Whatsapp

Una vez finalizado el periodo de nidificación del chorlitejo patinegro (corriol camanegre) que anidó en la playa de Les Marigueres de El Vendrell, podrán remprenderse las obras de construcción de la pasarela peatonal para salvar la desembocadura de la riera de La Bisbal.

Las puestas del ave en peligro de extinción obligaron a paralizar los trabajos el pasado mes de mayo y ya se dijo que no podrían continuar hasta la crecida de los pollos. Han sido una decena de chorlitejos los que han tirado adelante y que ya no tienen la amenaza de convivir con los trabajos para acabar el puente.

Pantallas
Las obras se retomarán en los próximos días. Básicamente consistirán en colocar las pantallas laterales que ya tuvieron que modificarse para evitar molestias a los pájaros. Serán de una especie de laminación para reducir el impacto sobre la colonia asentada en la zona.

Según explican los ecologistas del Grup Ecologista de El Vendrell (Geven), el que hayan tirado adelante una decena de pollos es un éxito para la recuperación de la especie entre Madrigueres y Cunit, donde puede haber una docena de parejas adultas.

En todo caso la finalización del puente ya puede proseguir y queda pendiente que el Ayuntamiento haga público por dónde transcurrirá el camino de tierra que cruzará todo el ecosistema de Les Madrigueres para conectar los dos paseos marítimos que hay en ambos lados de esa playa.

Lejos de las dunas
Los ecologistas piden alejarlo de la zona de dunas y de las lagunas que está creando el Ministerio de Medio Ambiente en un proyecto de naturalización de todo ese área protegida.

En los últimos días también se ha acordado que un pastor de El Vendrell lleve a su rebaño de ovejas a la zona para que los animales coman plantas que crecen en la zona con los que se regula el crecimiento y también se reduce el riesgo de accidentes.

Esa siega natural también prepara el terreno para el asentamiento de otras especies de aves que no buscan frondosidad. La entrada del rebajo de ovejas se autorizará cuando sea necesario para el mantenimiento de la zona.

Temas

Comentarios

Lea También