Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Creixell reabre la guardería en la biblioteca hasta recuperar el edificio

Cinco familias quieren terminar el curso y el Ayuntamiento contrata provisionalmente a una monitora para cubrir el servicio hasta el día 30

Jordi Cabré

Whatsapp
Un aula de la biblioteca se ha adaptado para acoger a estos niños. Sólo pueden apuntarse los inscritos que estaban en L’Estel de Mar. Foto: pere ferré

Un aula de la biblioteca se ha adaptado para acoger a estos niños. Sólo pueden apuntarse los inscritos que estaban en L’Estel de Mar. Foto: pere ferré

Creixell tiene de nuevo una guardería municipal. No está en la calle Vendrell, donde está domiciliado el equipamiento con 75 plazas. Está en una aula de la biblioteca con aforo limitado. «No podemos reabrir de momento el edificio de la Llar d’Infants. Nos falta una resolución de la Comissió Jurídica Assessora que valide la rescisción del contrato de la concesionaria Privilege Class 1909», explica el alcalde Jordi Llopart. Mientras esto no ocurra, las dependencias están gestionadas por esta empresa, por mucho de que esté cerrada y no tenga alumnos de distintas edades.

Ante esta tesitura, el alcalde intentó convencer a la empresa Eulen de que asumiera el relevo de la guardería mientras se redactaban las bases de una nueva concesión. Eulen rechazó la propuesta por falta de alumnos, pero Llopart explica que «no podíamos fallar a las familias que necesitaban una plaza y por ello hemos buscado una solución alternativa».

Desde ayer, la biblioteca municipal tiene una sala para estos bebés o niños menores de tres años. Hay cinco inscritos y podrían ser más, siempre y cuando sean familias que llevaban a sus pequeños a L’Estel de Mar.

El Ayuntamiento ha contratado a una monitora de 9 a 16.30 horas para que se haga cargo de ellos. Y la situación terminará el día 1 de julio, cuando el edificio volverá a manos municipales. «A partir de esa fecha debemos estudiar cómo cubrimos el servicio en los dos meses de verano», argumenta el alcalde.

Frentes abiertos

Mientras estas cinco familias llevan a los niños a la guardería provisional de Creixell, la situación con la concesionaria y las deudas del profesorado siguen pendientes de resolución. El alcalde reconoce que aún no hay nada decidido y que la instancia de Inspecció de Treball para pagar las nóminas atrasadas a las profesoras está pendiente de una orden judicial que todavía no ha entrado en el consistorio.

Mientras la rescisión con la concesionaria y el conflicto laboral siguen abiertos, la idea es que dentro de unas semanas se empiece a trabajar en una nueva concesión de la guardería municipal para que en septiembre pueda empezar a trabajar y se recuperen las inscripciones perdidas por esta situación compleja.

Temas

Comentarios

Lea También