Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Creixell rescinde la concesión de la guardería por incumplir el contrato

El alcalde Jordi Llopart firmó el decreto este lunes. La concesionaria Privilege Class 1909 tenía contrato en vigor hasta junio de 2019

J.Cabré

Whatsapp
Desde hace unos días, las actividades complementarias han quedado anuladas como medida de presión. Foto: dt

Desde hace unos días, las actividades complementarias han quedado anuladas como medida de presión. Foto: dt

La plantilla de la guardería L’estel de mar de Creixell lleva dos meses seguidos sin cobrar –febrero y marzo– y algunos también se quedaron sin la paga doble de Navidad. La directora, las cuatro educadoras (una de ellas está de baja maternal) y la cocinera esperan que su situación se corrija cuanto antes, puesto que el ambiente de esta llar d’infants se ha enrarecido desde hace unos cuantos meses.

La plantilla ha hablado con el responsable de la concesionaria Privilege Class 1909, Horacio Rodríguez, para conocer qué pasaba con el retraso de sus nóminas. «Afirma que no tiene liquidez para hacer frente y la razón de ello es que el Ayuntamiento no le da el dinero acordado en el contrato», explican fuentes de la plantilla de trabajadores. «Y el Ayuntamiento ha cerrado el grifo porque la empresa da largas a las auditorías que debería pasar para poder garantizar la entrega de dinero público», explican las mismas trabajadoras tras haberse reunido hace unos días con el alcalde Jordi Llopart.


Medidas de presión
Con esta situación tensa, la plantilla envió una carta a los padres el pasado 22 de marzo. Anunciaba la misiva que las actividades complementarias que se realizaban en L’estel de mar quedaban suspendidas hasta nueva orden. Las clases de psicomotricidad, inglés, método Montessori y otras actividades fuera de la acogida de niños se cancelaron al día siguiente. Era una medida de presión hacia la concesionaria ante el impago de las nóminas de los trabajadores.

«Los padres entendieron nuestra forma de proceder y nos apoyan desde el primer día. Lo único que hemos hecho esta semana es la festividad de la Mona de Pascua y a la vuelta de Semana Santa también trabajaremos la Diada de Sant Jordi. Pero el resto de actividades, de momento, quedarán anuladas», explican las mismas fuentes.

La situación en Creixell es complicada. Las 30 familias que llevan a sus pequeños a la guardería esperan una solución rápida para poder recuperar la tranquilidad y reflotar un servicio público que nació con la esperanza de acoger niños de Creixell y de poblaciones cercanas.

El alcalde Jordi Llopart hace tiempo que sabe que la única solución pasa por una rescisión de contrato, pero antes de llegar a este fin ha hablado con otras empresas para poder asumir la gestión provisional de la guardería, subrogando la plantilla, y evitar un cambio de concesión traumático.

Este lunes el alcalde firmó el decreto de forma unilateral y envió el acuerdo a la empresa, que últimamente no había respondido a las llamadas del Ayuntamiento. La empresa tendrá 10 días cuando reciba la rescisión para alegar, pero Llopart ya deja claro que la intención municipal no tiene marcha atrás y en caso de que esté en disconformidad podrá acudir a los juzgados. Cabe recordar que la empresa ya tiene abierto un contencioso contra el Ayuntamiento precisamente argumentando que incumple su parte del contrato de asumir la mitad de la deuda que ya arrastraba esta guardería pública de Creixell.

Con la rescisión del contrato, la duda queda en cómo se pagarán las nóminas de las trabajadoras y qué pasará con la guardería. Llopar quiere transmitir un mensaje de calma: «El primer paso era terminar la concesión, el siguiente buscar a empresas especializadas en asumir temporalmente este servicios y después convocar el concurso público para que entre en vigor el próximo curso. Mientras, pero, no nos olvidamos de la plantilla, que debe seguir trabajando y cobrando su sueldo». El alcalde, pero, admite que están estudiando la fórmula para cumplir este último requisito.

La guardería de Creixell inició su andadura en septiembre de 2012. Es la única llar d’infants pública y privada del municipio y tiene hasta 74 plazas para niños de 0 a 2 años. En verano pasado estuvo a punto de bajar la persiana. Una deuda de 240.000 euros y las diferencias con la empresa adjudicataria eran los motivos. Las 50 preinscripciones se evaporaron ante la incertidumbre y a pesar de mantener la guardería abierta, el número de niños bajó. Actualmente tienen unos 30 y sus familias pagan mensualmente unos 300 euros si se quedan a comer.

El PP deCreixell presentó una denuncia en 2014 ante la Fiscalía de El Vendrell basada en presuntas irregularidades desde la propia adjudicación y posteriores actuaciones. Ahora, con la situación de impagos, exigen celeridad en la revocación y precisamente la intención era presentar una moción en el plenario en este sentido.

Temas

  • COSTA

Lea También