Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Critican la desaparición de perros en la protectora de Torredembarra

Olescan, que gestiona la instalación, dice que el número de animales se mantiene estable en los 400 y que no hay faltas

José M. Baselga

Whatsapp
Los abandonos provocan la saturación de las instalaciones. FOTO:  CEDIDA

Los abandonos provocan la saturación de las instalaciones. FOTO: CEDIDA

¿Desaparición de perros o incremento de adopciones? Una extrabajadora de la empresa Olescan, que gestiona la protectora de animales de Torredembarra, ha denunciado la «falta» de muchos de los perros que había en la instalación y señala que han sido trasladados a un refugio que califica de ilegal. La denuncia habla de la desaparición de un centenar de perros.

Sin embargo, desde Olescan niegan ese vaciado de las instalaciones y aseghuran que la cifra de perros que atienden sigue siendo de 400. Aunque también destacan que en los últimos meses se habrían incrementado las adopciones y algunos animales habrían salido hacia Alemania, Holanda y el resto del Estado.


Campaña
La denuncia coincide con una campaña difundida a través de las redes sociales en la que se pide el cierre de la instalación de Torredembarra y que en pocos días ha conseguido 13.000 adhesiones. Los impulsores de la denuncia señalan que las instalaciones tienen muchas deficiencias para el cuidado de los animales.

En este sentido, destacan que deberían constar por registro los animales que se han dado en adopción y los que puedan faltar, incluso en el caso de que hayan muerto. Los denunciantes destacan que debe quedar constancia de todos los movimientos de animales. Aunque desde Olescan se explica que no son esas cifras y que el número de animales permanece como estaba.

Hace unos meses el Diari ya recogió las denuncias de la Guardia Civil a la potectora al considerar que las instalaciones no cumplían con las condiciones higiénicas necesarias y que algunos animales estaban enfermos o famélicos.

Los gestores de la protectora de Torredembarra negaron esas acusaciones, aunque reconocieron la falta de espacio para acoger a tantos perros y la falta de ayudas de las administraciones para poder mantener un servicio al que llegan los perros que son recogidos de la calle por estar abandonados.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También