Más de Costa

Cuando vayas a la playa... no te lleves las piedras

Los ecologistas señalan que son hábitat de muchas especies y una barrera para la erosión

José M. Baselga

Whatsapp
Carteles advierten de la prohibición de llevarse piedras.

Carteles advierten de la prohibición de llevarse piedras.

Recoger piedras de la orilla en playas de cantos rodados se está convirtiendo en una incomprensible moda que tiene unos efectos perniciosos para los ecosistemas costeros, ya muy afectados por la presión humana. Sin embargo son muchos los que acuden a a buscar esas piedras sin ser conscientes de los efectos de esa acción.

La situación ha llegado a tal punto que el Ayuntamiento de Cubelles ha tenido que colocar unos carteles en la desembocadura del Foix en los que recuerda que está prohibido llevarse piedras. Esa zona es además especialmente sensible ya que está junto a un espacio protegido con una riqueza de fauna.

Muchas de esas piedras acaban en jardines privados y como elementos de decoración. Son diversas las páginas web en las que se muestran absurdas creaciones con esas piedras sin tener en cuenta el impacto que tienen para ecosistemas naturales. 

Una playa de guijarros.

La situación no es única en Cubelles. Hace años que Cadaquès sufre un expolio similar hasta el punto que el consistorio sanciona con 350 euros a quien se lleve piedras de la playa.  La situación en esa playa preocupa hasta el punto que el pasado julio se pidió que quien tuviese piedras en casa las devolviese a la laya. En pocos días se retornaron 100 kilos.

Salvando la diferencia con Cadaquès, donde esas piedras son un símbolo de la playa, Cubelles quiere evitar ese expolio. Para no perder ese singular tramo de playa y porque juega un papel de conservación del ecosistema.

Refugio y hábitat
Esos cantos son refugio de muchos crustáceos y también lugar donde se alimentan. Cuando se remueven esas piedras se destruye el hogar de muchas especies alterando el hábitat de animales y plantas que usan las rocas como hábitat o dependen de su microclima.

Los ecologistas señalan que los ecosistemas de playa tienen un difícil equilibrio en el que cada elemento juega su papel por irrelevante que pueda parecer. Las piedras, además,  ayudan a una configuración de la playa y a disminuir la erosión provocada por el oleaje

En el caso de zona de guijarros de Cubelles, está además junto a un área delimitada de la desembocadura del Foix donde está prohibido el acceso. Pero es fácil ver a personas paseando sobre los guijarros para recoger los que consideran que pueden quedar mejor en un jarrón o en el jardín de casa.

De la misma manera tiene un fuerte impacto apilar las piedras.

Apilar las piedras supone alterar el hábitat de muchas especies.

Desconocimiento

Los ecologistas señalan que hay un desconocimiento de lo que es un ecosistema de playa debido a que siempre se han considerado como meros arenales para tomar el sol dos meses al año.  En cambio esas plantas que tanto parecen molestar e incluso las piedras ayudan a asentar arena y son la garantía de conservar las playas no sólo para tomar el sol, sino como protección de la costa frente a las mareas y la erosión.

Temas

Comentarios

Lea También