Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cunit apuesta por los huertos urbanos como concienciación ecológica

Los usuarios deben trabajarlos con criterios de sostenibilidad y racionalidad ambiental

José M. Baselga

Whatsapp
Dos vecinos trabajan en los huertos urbanos de Cunit.

Dos vecinos trabajan en los huertos urbanos de Cunit.

Manuel Camacho ya recogió en verano tomates, pimientos, berenjenas... «Ha estado bien». Ahora ha preparado su parcela con guisantes, alcachofas, calçots, acelgas...

Manuel es uno de los vecinos de Cunit que cultiva uno de los 24 huertos urbanos que habilitó el Ayuntamiento junto al Casal de Joves. En el terreno hay parcelas de 30 m2 en las que pueden cultivar sus hortalizas y verduras. Uno de los huertos tiene 60 m2 para jóvenes de la Unitat d’Escolaritat Compartida y del instituto.

Juan Manuel cultiva otro de los huertos. «La primera vez que me dedico a esto. Relaja, haces contacto con vecinos y es una satisfacción poder comer lo que has plantado y cuidado». José Manuel plantó alcachofas, escarolas y aún aprovecha alguna tomatera.

En total son 24 parcelas para cultivar.

La zona de los huertos urbanos está en un solar donde los usuarios disponen de cuartitos donde guardan los aperos. La zona cuenta con agua y está vallada. Entre todos los solicitantes el consistorio tuvo que hacer un sorteo. La concesión es por cuatro años.

El terreno es mucho más amplio con varios algarrobos que dan una agradable sombra. Alguno de los agricultores urbanos ha colocado en su parcela un hotel de insectos. El Ayuntamiento ya colocó otro para favorecer la presencia de insectos que ayuden a la polinización.

La técnica municipal Ada Carné, explica que los usuarios han recibido formación sobre agricultura ecológica y sostenible. No se permite el uso de fertilizantes ni abonos químicos. También se ha explicado la necesaria rotación de cultivos para favorecer a la tierra y cuáles son las frutas y verduras de temporada dentro del concepto de la racionalidad ecológica.

La zona de huertos urbanos es un jardín natural.

Los huertos ecológicos aportan además una opción a la que dedicar el tiempo. Manuel Camacho explica que «antes estaba delante del ordenador. Aquí estás al aire libre y haces un ejercicio, además de relaciones sociales. Unos a los otros nos recomendamos cómo mejorar el cultivo». Hay usuarios de Uruguay, Perú, Brasil... Algunos han plantado especies de sus países que resisten bien al clima. 

La implicación de los agricultores urbanos es tal que plantean al Ayuntamiento incorporaciones a la zona. En uno de los laterales del solar, ahora con un pequeño terraplén, proponen habilitar unos bancales. Podrían destinarse a melones y sandías. Y en una primera línea plantas aromáticas. También se prepara la colocación de una compostadora para aprovechar los restos y hacer abono natural.

La iniciativa de los huertos urbanos, además de crear jardines naturales en la ciudad, con lo que contribuye a la mejorar del suelo, absorción de CO2 e incluso regular la temperatura del entorno en el verano, tiene una función social de encuentro de vecinos y de una actividad física. También permite recuperar espacios que, de no hacerse nada, estarían abandonados.

El Ayuntamiento valora la experiencia por los resultados y por el interés que despierta ya que son muchos los que piden poder disponer de una de esas parcelas. De hecho, sería un objetivo poder ganar espacios para esos huertos urbanos públicos en diferentes puntos del municipio.

Noticias relacionadas:

Calafell impulsa los huertos terapéuticos

Ayuda a mejorar el estado físico y psicológico. También a recuperar el contacto con actividades naturales. Reduce el estrés y permite la relación entre personas. Cada uno con sus capacidades. En muchas ciudades desde hace años se impulsa la iniciativa de los huertos terapéuticos. Además, siguen la filosofía de la agricultura ecológica.

Temas

Comentarios

Lea También