Más de Costa

Cunit infla una nueva experiencia

Hasta finales de septiembre pueden hacerse ascensos en globo

José M. Baselga

Whatsapp
El globo se hincha en pocos minutos.

El globo se hincha en pocos minutos.

Para la mayoría es la primera vez. ¿Se mueve mucho?  "Yo tengo vértigo", dice una joven. ¿Subiremos a mucha altura? Y todo eso antes de que el globo comience a inflarse. Sorprende cómo en pocos minutos se abulta y se incorpora al paisaje de Cunit. En pocos minutos las dudas se disipan y todo sorprende.

La localidad cuenta con una nueva oferta de ocio que se mantendrá diariamente hasta septiembre. Es la posibilidad de subir en globo. Un bautismo del que para muchos "ha sido un sueño desde que era niña", explica Sandra. "Llevaba tiempo queriendo subir el globo".

La experiencia es en la modalidad conocida como globo cautivo. El globo permanece atado con cuerdas de manera que no se desplaza.  Pero asciende y desciende sucesivas veces. Hasta una altura que puede llegar a los 20 metros. Sorprende la vista desde allí arriba.

La iniciativa la impulsa una empresa especializada en vuelos en globo en Egipto, donde estos recorridos tienen un gran atractivo. Las restricciones de la pandemia le hizo plantearse una oferta similar en el Baix Penedès, ya que residen en Calafell. Cunit fue el lugar escogido por el gran solar que hay en primera línea de mar junto a la estación de tren.

Comenzaron hace unos días y el globo de Cunit se ha convertido en una atracción. "Permite probar la sensación de volar en globo. El ascenso, el descenso, la tranquilidad...", explican los impulsores de al iniciativa, la empresa Excelent air ballons.

La actividad se realiza con todas las medidas de seguridad que exige la situación sanitaria como el número de personas en la cesta, el uso de mascarilla y de gel hidroalcohólico.

El objetivo es mantenerla a diario hasta septiembre, pero es aconsejable reservar para conformar las posibilidades en  función del viento. Puede reservarse en el teléfono 698 49 16 00.

Temas

Comentarios

Lea También