Cunit podrá recuperar servicios e inversión

El Ayuntamiento sale del Plan de ajuste financiero que tenía desde 2015

José M. Baselga

Whatsapp
El alcalde Jaume Casañas y el concejal de Hacienda, Xavier Lorenzo.

El alcalde Jaume Casañas y el concejal de Hacienda, Xavier Lorenzo.

Durante años los vecinos de Cunit han sufrido restricciones y recortes en servicios, además de una falta de inversiones. Los diferentes equipos de gobierno se escudaban argumentando estar sometidos a un plan de ajuste económico impuesto en 2015 por el Gobierno Central debido a la inasumible deuda acumulada.

En 2011 la deuda del Ayuntamiento llegó a ser del 230% sobre sus ingresos corrientes y el plazo medio de pago a los proveedores de 730 días. Con el retrovisor del tiempo se explica ahora que nadie podía prever la crisis que llegaba con unas inversiones hechas como la piscina o la biblioteca que debían pagarse. La deuda a proveedores llegó a ser de 30 millones.

Cuatro años antes

El plan de ajuste ha controlado las finanzas del consistorio. Era por 10 años, pero según explica el gobierno se ha saldado cuatro años antes. Ahora la deuda (octubre 2021) es del 37% y el pago medio es de menos de 30 días.

El paseo de Cunit.

Para llegar a esa situación, los vecinos han visto reducidos servicios como los de la limpieza viaria o eliminados durante años como el bus urbano. Tampoco han tenido inversiones en mejoras. Cualquier gasto debía ser fiscalizado por estancias superiores.

Pagar deuda

Ahora el gobierno dice haber salido del plan de ajuste y «vuelve a comenzar de cero. El ciudadano lo ha sufrido y ahora debe disfrutar», señala el alcalde Jaume Casañas. «La situación financiera es buena». En estos últimos años se han amortizado 21,8 millones de deuda gracias a los sucesivos mecanismos de pago a proveedores impulsados por el Estado desde 2012.

El Ayuntamiento recupera autonomía para dirigir su economía e inversiones que contemplan los presupuestos de 2022.

Una necesidad es recuperar y actualizar servicios. Esencial es el de la limpieza viaria, que genera muchas críticas por su precariedad. Cuando entró en vigor el Plan de ajuste, el Ayuntamiento negoció con la empresa una revisión del contrato a la baja en un 30%. Este contrato finaliza el próximo año por lo que uno nuevo no es factible antes de 2023. 

Sin embargo la situación debe exigir prudencia para no repetir errores. Sin tutela financiera el nivel de deuda puede llegar al 110%, pero no parece prudente en la actual inestabilidad.

Inversiones

En todo caso sí que se prevén inversiones entre las que destacan una mejora de la fachada marítima (300.000 euros) con zonas de sombra, lavabos, bancos y chiringuitos o la mejora de la vía pública (900.000).

También se proyecta extender la red de carril bici (100.000)  para que una ,equipamientos como el centro cívico y el CAP, o la expropiación de terrenos (432.000)  para promover la construcción de vivienda social o que puedan levantarse equipamientos.

Temas

Comentarios

Lea También