Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cunit usará vapor contra las malas hierbas, chicles y grafitis

Con la máquina se evita el uso de productos químicos

José M. Baselga

Whatsapp
Un adeshidratadora de malas hierbas.

Un adeshidratadora de malas hierbas.

Cunit empleará vapor a alta presión y una temperatura de 200 grados para acabar con las malas hierbas de la vía pública, pero también con los grafitis y los chicles adheridos a las calles.

El Ayuntamiento ha iniciado los trámites para comprar una máquina que cuesta unos 15.000 euros y que debe agilizar esos trabajos sin emplear componentes químicos.

El principal objetivo es acabar con las malas hierbas que crecen en la vía pública. El anterior Ayuntamiento aseguró que dejaría de emplear el glifosato, un herbicida prohibido en muchos países, y que haría una acción manual. Sin embargo, hace unos meses realizó una intervención intensiva con ese producto, lo que levantó las quejas de los vecinos.

El consistorio aseguró que se trataba de una intervención puntual, ya que el compromiso de la retirada manual no se había hecho y las plantas crecían descontroladas en calles y aceras. Ahora empleará esa máquina que permite rociar vapor de agua a 200 grados de temperatura sobre las plantas. El objetivo es que con el choque térmico haya una  deshidratación de las hierbas, ya que las debilita y en una segunda intervención acaba por erradicarlas.

El concejal de Medio Ambiente, José Manuel Cabada, explica que tras la prueba que se hizo hace unos meses, se ha realizado un seguimiento de las malas hierbas «y se ha visto que el sistema es eficiente». Pero además señala que resulta efectivo para eliminar los grafitis de paredes y mobiliario urbano sin emplear productos químicos y abrasivos que en función de dónde se emplean pueden dañar la superficie.

La máquina que genera vapor a alta temperatura ha de servir además para arrancar los chicles adheridos al suelo, que resultan muy difíciles de quitar. Cabada explica que con la nueva máquina se dejarán de emplear productos químicos. Principalmente se piensa en los herbicidas ya que suelen ser los más empleados por la extensiva proliferación de las malas hierbas en la vía pública.

Al emplear agua resulta además un sistema sostenible. Pero requiere de un mantenimiento constante ya que no acaba con las plantas de manera inmediata. 

El uso de vapor contra las malas hierbas ya se emplea en diferentes localidades. Oros sistemas alternativos a los herbicidas químicos son la retirada manual con la desbrozadora, la quema controlada o incluso hay localidades que emplean vinagre.

Temas

Comentarios

Lea También