Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncia en falso el robo del móvil en Vila-seca y lo hallan en Melilla

El comprador fue interceptado en aquella ciudad y los agentes comprobaron que el teléfono figuraba como robado

Àngel Juanpere

Whatsapp
El denunciante dijo que el robo con violencia había tenido lugar en este punto de Vila-seca. Foto: Alba Mariné/DT

El denunciante dijo que el robo con violencia había tenido lugar en este punto de Vila-seca. Foto: Alba Mariné/DT

Un hombre que había denunciado ante los Mossos d’Esquadra haber sido víctima de un robo con violencia y de que le habían sustraído el teléfono móvil acabó días después reconociendo que todo se lo había inventado para poder cobrar del seguro. Y todo ello después de que la Guardia Civil interceptara en Melilla a un hombre que llevaba el aparato dentro de la propia caja. Los agentes comprobaron su procedencia y vieron que figuraba como sustraído en Vila-seca. Finalmente, el denunciante fue acusado de simulación de delito por los agentes de la Unitat d’Investigació del Tarragonès. Después de declarar en la comisaría fue puesto en libertad.

Un hombre acudió a las seis de la tarde del pasado 22 de mayo a la comisaría de los Mossos a denunciar el robo con violencia ocurrido a las 17.20 horas. Aseguró que estaba caminando por el arcén de la antigua N-340 a su paso por Vila-seca, cerca del puente de la vía del tren. Hablaba por el móvil con su novia  cuando se acercó un individuo por detrás y le quitó el teléfono con violencia. El agresor, según dijo, le golpeó dos veces en la cara y la víctima cayó sobre unas zarzas.

Sin ver al supuesto agresor

El denunciante dijo no haber visto al asaltante. Sólo aportó que marchó en dirección a Vila-seca. El teléfono era un Samsung S8, valorado en 900 euros y que estaba asegurado. El protagonista de la historia –que presentaba heridas superficiales en los brazos–, dijo que estaba solo en el lugar y que por ello no había testigos. 

Los agentes comenzaron una investigación. Durante la misma recibieron una comunicación de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Melilla. Afirmaba que había parado un turismo Audi que llevaba herramientas, aparatos electrónicos y teléfonos. Uno de ellos estaba dentro de su caja y con el precinto original intacto. Al comprobar en la base de datos, figuraba como sustraído, según denuncia presentada ante la Policía Autonómica.

Incluso con parte de lesiones

El día 29 el denunciante acudió de nuevo a la comisaría para ampliar la denuncia y mantuvo la versión de los hechos e incluso apuntó un parte médico y la copia de la factura del móvil. Al final reconoció que la denuncia era falsa. Relató que pasaba por problemas económicos y que había vendido el teléfono a un vecino de Constantí –el hombre que conducía el Audi interceptado en Melilla–.

Temas

Comentarios

Lea También