Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denunciado un joven por lanzar una manzana que dañó a un bebé en Vila-seca

El niño sufrió contunsiones leves en la cara a causa del impacto. La fruta cayó desde el tercer piso de un edificio de la plaza de L'Església
Whatsapp
Detalle de la mazana que imapctó en la cabeza del bebé, que se lanzó desde este edificio de la plaza de l'Església. Foto: Lluís Milián

Detalle de la mazana que imapctó en la cabeza del bebé, que se lanzó desde este edificio de la plaza de l'Església. Foto: Lluís Milián

«Estaba paseando a mi bebé de quince meses en el carrito por la acera cuando, de repente, un hombre lanzó una manzana desde la tercera planta de un edificio y dio de lleno en la cabeza a mi pequeño», relata Mónica.

El niño sufrió contusiones leves en la frente, según el parte médico. Sucedió el sábado por la noche, sobre las 23.15 horas, en la plaza de L’Església de Vila-seca. El presunto culpable es un hombre de dieciocho años y nacionalidad rumana. Los padres del bebé denunciaron lo ocurrido en la comisaría de Mossos d’Esquadra de Salou-Vila-seca.

La familia del niño estaba cenando en un bar de la plaza de L’Església. La madre se levantó con él para tratar de dormirlo y, al detenerse frente al número 14, se produjo el impacto. Alexis, el padre, afirma que «el joven, aparentemente ebrio, arrojó la manzana con mala leche desde el balcón de su casa para ver si daba al crío o la madre. La reventó contra la cara del niño, que empezó a llorar histérico. Le produjo un hematoma».

Los familiares del bebé acudieron para recriminar al hombre lo que acababa de suceder. «Salió al balcón en calzoncillos y empezó a chulearnos. Nos decía que nos jodiéramos y nos hacía gestos con los dos dedos corazones», afirma Alexis. Ante el alboroto, el padre del joven que presuntamente arrojó la manzana bajó a la calle para preguntar qué había pasado. Volvió a subir a su casa y a los pocos minutos bajó con su hijo para pedir disculpas.

«Se disculpó riéndose y mofándose de nosotros y siguió chuleándonos. El padre llevaba en la mano un cinturón doblado. Le preguntamos que para qué era y nos dijo que si alguien tenía que pegar a su hijo, ese era él», cuenta Alexis. El asunto no pasó a mayores.

Su hermano de cuatro años

La familia del bebé avisó a la Policía Local de Vila-seca y rápidamente varios agentes se personaron allí. «Identificaron al chaval y nos dijeron que era problemático», recuerda Alexis. La versión que dio el joven a los policías, añade, es que «la fruta la había tirado su hermano de cuatro años. Pero eso es imposible por la fuerza con la que impactó contra el niño, que estaba a diez metros del edificio».

El concejal de Servicios Generales y Seguridad Pública, Josep Maria Pujals (CiU), asegura que se trata de un «hecho desgraciado y puntual. No tiraron la manzana con mala intención, simplemente era un niño que estaba jugando y la mala suerte hizo que en ese momento pasará por allí una mujer con un crío».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También