Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian a los policías de Calafell implicados en la muerte del perro

La Associació d'Advocats en Defensa Animal de Tarragona consideran que hubo maltrato con resultado de muerte

José M. Baselga

Whatsapp
Una vecina en la protesta del pasado sábado.

Una vecina en la protesta del pasado sábado.

La Associació d’Advocats en Defensa Animal de Tarragona (ADAT) ha denunciado a los dos agentes de la Policía Local de Calafell que acudieron a la intervención que acabó con la muerte a tiros de un perro en una urbanización de Segur de Calafell.

Adat argumenta la interposición de la denuncia en base a los testigos que aseguran que el perro «en ningún momento tuvo una actitud que pueda interpretarse como agresiva hacia ninguno de los agentes». Señalan que el animal «se disponía a entrar en su casa».

Maltrato animal
Los abogados de la asociación se personarán como acusación popular. Consideran que los hechos pueden ser constitutivos de un presunto delito de maltrato animal con resultado de muerte. También contemplan acciones por la vía administrativa. 

Con la denuncia de la asociación de abogados Adat, el caso del perro Shaitan llega a los juzgados por tres vías con cruce de acusaciones. 

Pacma
También el partido Pacma anunció que denunciaría al Ayuntamiento por la vía administrativa al considerar que no había activado el protocolo para recoger al animal, pese a saber que se había escapado y andaba suelto por la calle en diferentes ocasiones. También por lo que consideran acción desproporcionada de los agentes.

A su vez el Ayuntamiento ha denunciado a los dueños del perro por considerar que no tomaron las medidas necesarias para evitar que en animal estuviese suelto por la calle. El consistorio añade que incumplieron la obligación de que el animal tuviese chip y estuviese censado.

Propiedad
La propiedad del perro la ha atribuido el Ayuntamiento en base a los vecinos de la zona, que también han explicado creer que el perro no estaba bien atendido.  De hecho, un residente en la zona ha explicado que Shaitan acudía a comer y adormir a su casa. También destaca que no era nada agresivo y que incluso era temeroso.

Adat, en un comunicado explica que el animal era «habitual de la zona» y que era «propiedad de unos okupas», además de que nunca había mostrado una actitud amenazadora. 

Juzgado
El Ayuntamiento de Calafell, que ya ha enviado las diligencias al juzgado, mantiene la defensa del agente que aseguró haber usado el arma reglamentaria «como último recurso» al verse acorralado y amenazado por el animal.

La polémica crece en el municipio además con cruce de acusaciones entre partidos en la oposición y el gobierno.

Noticias relacionadas:

Temas

Comentarios

Lea También