Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian al jefe de la Policía Local por persecución sindical

UGT se querella contra el máximo responsable del cuerpo policial por «presuntos delitos y conductas antisindicales» hacia los trabajadores que forman parte de la organización

Cristina Sierra

Whatsapp
Manifestación de los trabajadores frente a las puertas del consistorio, en mayo de 2013.  FOTO: ALBA MARINÉ/DT

Manifestación de los trabajadores frente a las puertas del consistorio, en mayo de 2013. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

El Juzgado de Instrucción de Reus ha citado al jefe de la Policía Local de Cambrils, Josep Muñoz, para declarar como investigado penal a raíz de una denuncia de UGT por «presuntos delitos y conductas antisindicales» en el Ayuntamiento.

La Federación de Empleadas y Empleados de Servicios Públicos (FeSP) del sindicato de trabajadores interpuso la demanda antes del verano pasado por la situación que viven los agentes y empleados municipales que están afiliados a la organización.

Ahora, el juzgado ha admitido a trámite esta demanda citando para el próximo mes de marzo a diferentes trabajadores públicos, a una concejal del consistorio y al responsable del cuerpo de seguridad.

«Se cometen casos y situaciones flagrantes. Algunos compañeros de la policía se han tenido que ir de Cambrils por persecución, también hay gente de baja», apunta al Diari José Antonio Fernández, secretario del sector de la Administración Local de la FeSP-UGT de Catalunya.

Según el representante, el sindicato está «cansado de los ataques constantes y vejaciones» hacia sus delegados y señala que ha habido una disminución de afiliados por «miedo a perder derechos respecto al conjunto de trabajadores del Ayuntamiento, en especial, a los del cuerpo policial por el simple hecho de ser miembros de la UGT».

Fernández asegura que antes de interponer la denuncia se reunió varias veces con la alcaldesa, Camí Mendoza, y el concejal de Personal, Jaume Gila. «Les pedimos que interfirieran en esta persecución.

Pensábamos encontrar una solución con esta alcaldesa, ya que con la anterior –Mercè Dalmau– no había manera, pero el acoso y derribo continuaba y nos dijo que hiciéramos aquello que creíamos que teníamos que hacer, por eso presentamos la demanda», explica el secretario, que añade que los nuevos turnos rotativos que se han establecido en la Policía afectan directamente a sus afiliados.

«La alcaldesa es cómplice de esta situación. Nuestros servicios jurídicos ya están estudiando otros casos para presentar más denuncias», asegura.

El ERC, inicio del conflicto

Los hechos se remontan al año 2010, cuando la UGT pactó con el equipo de gobierno, formado por PSC, ERC e ICV, una medida para equiparar el sueldo de los agentes de la Policía Local con el de los Mossos d’Esquadra. «Esta subida salarial se hizo a cambio de que trabajaran unos días más al año.

La primera fase se aplicó y la segunda, prevista para 2012, se paró por la situación económica», apunta Fernández.

Un año después, el gobierno de CiU, PP y la PLIC tuvo que hacer frente a un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que vivió su momento más tenso durante la inauguración de la Fira Multisectorial, cuando decenas de trabajadores se manifestaron contra esta decisión política.

Ese día fue el detonante de la denuncia. Según explica el secretario, dos Mossos d’Esquadra que iban de paisanos presentaron varias demandas contra algunos empleados por «actos ilícitos» hacia la alcaldesa. «Las querellas venían con nombre y apellidos, incluso denunciaban a gente que no estaba allí. Todos pertenecían a UGT. ¿Cómo sabían los nombres? Lo preguntamos en su momento y nos dijeron que desde el ayuntamiento no se pasó ninguna lista», afirma.

Pero las represalias continuaron en 2015, antes de las últimas elecciones sindicales, cuando el gobierno rompió el acuerdo del incremento salarial y pactó con Comisiones Obreras, que hasta ese momento no tenía representación en el Ayuntamiento.

«Era  el mismo plan, con los mismos porcentajes pero cambiaron el nombre. Les molesta que tengamos gente capacitada. Nosotros queremos defender los intereses de los trabajadores, haremos lo que haga falta», avisa el secretario.

Por su parte, el consistorio no ha querido hacer declaraciones sobre esta denuncia, al tratarse de un caso en fase de instrucción. 

Temas

Comentarios

Lea También