Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian arbitrariedad en los permisos para abrir oficinas en El Vendrell

El empresario dice que cumple con la ordenanza, pero considera que la autorización se da de forma arbitraria
Whatsapp
El local del antigo Bar Montserrat lleva meses cerrado y la fachada está en mal estado.  Foto: JMB

El local del antigo Bar Montserrat lleva meses cerrado y la fachada está en mal estado. Foto: JMB

La negativa del Ayuntamiento de El Vendrell a permitir una administración de fincas en el local del antiguo Bar Montserrat de la calle Doctor Robert levanta la queja del empresario Antonio Garrido, que considera que su petición cumple con la ordenanza. Garrido califica de «arbitraria» una norma que considera que permite oficinas en unos locales y en otros no por criterios discrecionales, por lo que no descarta presentar un contencioso si el Ayuntamiento impide instalar la oficina en el local, cerrado hace meses.

La ordenanza prohíbe abrir oficinas en los bajos del casco histórico para favorecer la apertura de comercios, ya que considera que éstos dinamizan mejor la zona. Pero contempla excepciones si es un traslado de la actividad en el casco o el edificio necesita rehabilitarse y la obra la asume el nuevo negocio.

El empresario cuenta con un informe que determina la necesidad de rehabilitar el edificio del viejo bar para evitar que sea un peligro. Vecinos del antiguo Montserrat explican que ya en su anterior actividad cada vez que llovía entraba agua por el techo.

Pero un informe municipal, que reconoce el mal estado de la fachada, no considera necesaria la rehabilitación ya que sus elementos arquitectónicos no tienen el valor patrimonial de otros edificios de la misma calle y que son de los siglos XVIII y XIX.

Sin esa necesidad de rehabilitación Garrido no logra el permiso para abrir la oficina. «Por criterios de una persona puede desestimarse una rehabilitación pese al peligro que puede tener». El empresario sospecha que el Ayuntamiento da permisos de forma discrecional, ya que en la misma zona, y con posterioridad a la ordenanza, han abierto oficinas. «Con argumentos tan peregrinos como que el escaparate está en zona de afectación, pero el acceso a la finca está en una calle que no lo está». Sobre la dinamización apunta que en la misma calle hay locales cerrados por lo que «la administración de fincas dinamiza la zona y el horario coincide con el de las tiendas».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También