Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Denuncian el incumplimiento para solucionar en El Vendrell el excesivo ruido del tren

Para la zona de Coma-ruga, El Francàs y Masia Blanca hay un proyecto de intenciones desde 2011, ya desfasado

José M. Baselga

Whatsapp
La vía va paralela a la avenida Jaume Carner.

La vía va paralela a la avenida Jaume Carner.

Hace años recogieron firmas para que se aplicasen medidas contra el ruido de los trenes frente a sus casas. Pero no sirvió de nada. La situación está igual. O peor. «Porque ahora pasan muchos más trenes de mercancías. Y son más largos», explica Josep Maria Guitart.

La línea de tren del interior es un castigo para los vecinos de El Vendrell. Tanto para los del centro urbano, como para los de los núcleos de Coma-ruga, Masia Blanca y El Francàs. 

Todos los trenes de mercancías pasan por esa línea ya que la de la costa se liberó hace años del transporte para dar cabida a un incremento de frecuencias de convoys de pasajeros para cercanías y larga distancia.

Un tren de mercancías a pocos metros de las casas.


Los vecinos vuelven a pedir que el gestor de infraestructuras ferroviarias coloque pantallas sonoras o cualquier otro sistema que minimice el ruido del paso de los trenes. Son más de 50 diarios. «Y a todas horas. También de noche y de madrugada. En verano con las ventanas abiertas es mucho peor».

Los motivos de la queja los conoce el propio gestor de infraestructuras ferroviarias, Adif. El mapa de ruidos realizado en el municipio señala que hay tramos y franjas horarias en los que se superan los valores máximo aceptables por normativa.

Un plan de acción

Con esos datos el siguiente paso que debe hacer el generador del ruido, en este caso el gestor de infraestructuras, es elaborar un plan de acción para subsanar la situación. Ese plan de acción es previo a la ejecución de las medidas propuestas.

Pero en el caso de la avenida Jaume Carner, uno de los principales ejes urbanos del El Vendrell paralelo a la vía del tren, sólo existe el reconocimiento de que el ruido es excesivo. Ni siquiera se ha planificado un plan de acción, como explica el concejal de Urbanismo Josep Mercadé.

La línea pasa por el centro urbano.

Los vecinos temen que ante esa inoperancia deberán soportar el ruido de los trenes durante mucho tiempo. Reclaman sin embargo que el Ayuntamiento presione al gestor ferroviario y al Gobierno Central para que solucione los problemas.

Pero también los vecinos de Coma-ruga, Francàs y Masia Blanca sufren la situación. En esta zona los ruidos también superan el máximo permitido según el mapa sonoro.

Para esa zona hay realizado un paso más. En 2011 se redactó un plan de acción, pero no se ha ejecutado ninguna de las obras contempladas en el proyecto.

 

Los vecinos piden pantallas contra el impacto sonoro.

«Adif no hace el trabajo que debería hacer», señala el concejal. Mercadé destaca que incluso los datos de 2011 con los que se realizó el plan de acción para la zona ya están desfasados y deberían actualizarse.

El Ayuntamiento ha pedido a la Generalitat que presione al gestor ferroviario para que acelere las intervenciones en El Vendrell.  Pero los vecinos también esperarían mayor una presión por parte del Ayuntamiento. «Es la administración que nos representa y sabe del problema desde hace muchos años».

Temas

Comentarios

Lea También