Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Desmantelan un cultivo 'indoor' de marihuana en una casa de Calafell

Las urbanizaciones aisladas, como la de Valldemar, ofrecen la discreción que buscan los traficantes de droga

José M. Baselga

Whatsapp
Un guardia civil entra en los bajos de la vivienda donde se encontró el cultivo. FOTO: JMB

Un guardia civil entra en los bajos de la vivienda donde se encontró el cultivo. FOTO: JMB

Hacía dos meses que Guardia Civil y Policía Local de Calafell realizaban un seguimiento de la casa en la urbanización de Valldemar. Una vivienda en el extremo de una calle sin salida, pero donde había muchos movimientos de vehículos que también despertaban sospechas al tratarse de una de esas urbanizaciones alejadas de los núcleos de la playa y el pueblo.

Ayer los gentes entraron al caserón, que por su tipo de construcción revelaba su gran coste, y en los bajos encontraron una plantación indoor de marihuana. Hallaron poco más de un centenar de plantas porque la época de la recolecta ya ha pasado. Pero el operativo sirvió para desarticular otro de los cultivos industriales como los que proliferan en estas urbanizaciones de Calafell.

A primera hora de la mañana agentes de Guardia Civil y de Policía Local de Calafell entraron en la vivienda con la autorización judicial. En el interior del inmueble había un hombre y una mujer que quedaron detenidos. Se les acusa de tráfico de drogas y también de haber pinchado la luz al tendido público.

De hecho, había dos conexiones en la vivienda. La propia, que tenía unos consumos habituales para un acasa de esas características, por lo que no revelaba nada extraño a la compañía, pero otra que servía para dar calor a las plantas con focos y que tiene un gran consumo pero que pasaba desapercibida porque no contabilizaba como consumo de la vivienda. Técnicos de la compañía eléctrica anularon la conexión empleada para nutrir a las plantas. El operativo pasó desapercibido a los vecinos. Porque de hecho en ese tipo de urbanizaciones todo pasa desapercibido. Muchos vecinos ni se conocen entre ellos, lo que permite mucha privacidad. Hasta para cultivar marihuana.

La Guardia Civil ya ha realizado diferentes intervenciones en urbanizaciones de Calafell donde han detectado muchas casas destinadas al cultivo de marihuana. El entramado de calles que son muchos de esos núcleos todavía con iluminación deficiente permite la discreción que buscan quienes venden droga.

Vecinos de la zona destacan que muchas de las ocupaciones ilegales que se hacen de viviendas en estos núcleos son para cultivar droga. «Están una temporada y luego buscan otra casa».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También