Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido por insultar a los policías de Cambrils en evidente estado de embriaguez

Ramon J.G., aparcó el coche en la calle Francisco de Miranda en la tarde del miércoles. Golpeó a otros coches aparcados, se encaró con sus titulares y luego se enfrentó a los agentes. Dio positivo penal

J.Cabré

Whatsapp
El desacato y la incidencia ocurrió en esta calle del barrio de la Llosa de Cambrils. Foto: Google Maps

El desacato y la incidencia ocurrió en esta calle del barrio de la Llosa de Cambrils. Foto: Google Maps

Ramon aparcó su Dacia Logan en la calle Francisco Miranda de Cambrils. Lo hizo como pudo, puesto que después se demostraría que el índice de alcohol en su cuerpo triplicaba con creces la permitida por ley. Concretamente, en el primer test, 0,84 miligramos de alcohol por litro de aire aspirado (mg/l).

Bajó de su vehículo y empezó a golpear a otros dos turismos estacionados cerca de su vehículo, según confirmaron fuentes vecinales y policiales. Los dos propietarios le llamaron la atención y Ramon se encaró. La discusión empezó a subir de tono y se llamó a la Policía Local de Cambrils para poner fin al asunto. Hay acusaciones de pelea entre el detenido y los otros vecinos de esta calle.

Una patrulla de la Policía Local acudió a la llamada vecinal a media tarde. Escuchó a las partes. Los dos vecinos explicaban a los agentes que el acusado, tras golpear sus coches, no cesaba en esta actividad a pesar de las advertencias y recriminaciones. Incluso se había llegado a las manos.

Los agentes locales vieron que el conductor del Dacia podría haber bebido más de la cuenta y le pidieron que se sometiera a la prueba de alcoholemia. El detenido (posteriormente) se negó a soplar en un primer momento y además, no tuvo reparo en insultar a los agentes enviados y a menospreciar su trabajo. 

La situación en la calle Francisco Miranda empezaba a complicarse hasta que tras muchos intentos, el conductor accedió a pasar la prueba. La primera cifra del aparato evidenció que triplicaba de largo el índice permitido, por lo que estaría cometiendo una infracción penal.

Con el resultado del etilómetro y los insultos a los agentes, estos decidieron detenerle y lo han imputado, de momento, de un presunto delito de atentado contra los agentes y negarse reiteradamente a someterse a las pruebas de alcoholemia. 

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También