Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido tras amenazar de muerte a la Policía Local de Vila-seca

Pedro U.L., de 28 años, provocó además un escándalo en la calle Ramon d'Olzina y además rompió los cristales del portal de su vivienda.

Jordi Cabré

Whatsapp
La Policía Local detuvo en la tarde noche del lunes.

La Policía Local detuvo en la tarde noche del lunes.

Agentes de la Policía Local de Vila-seca detenían en la tarde-noche de este lunes a Pedro Antonio U.L., vecino de la ciudad de 28 años de edad, acusado de un delito de amenazas y desobediencia a la autoridad. Además, se le añadirá otro delito de daños por destrozar los cristales de la puerta del bloque donde reside, en la calle Verge de la Pineda.

El hombre, con más de una decena de antecedentes en su haber, estaba causando revuelo a última hora de la tarde enfrente de un supermercado de la avenida Ramon d'Olzina. A raíz de ello, la Policía Local recibió el aviso y uno de los agentes de patrulla que estaba cerca se personó al lugar.

El sujeto no entró en razón y siguió armando escándalo en la vía pública. El agente pidió ayuda y otros efectivos de la Policía Local se personaron para intentar poner fin a la situación.

Se le invitó a marcharse a su casa a pesar de los insultos continuados que profirió durante esa mediación, algunas amenazas eran de muerte. Pero a regañadientes, este vecino se marchó a pie hacia su casa.

Sin embargo, el trayecto hasta la calle Verge de la Pineda no fue lo plácido que deseaban las patrullas de la Policía Local. El sujeto que terminaría detenido entró en un bar de la calle Balmes y sacó un vaso a la calle. Lo rompió y amenazó a los agentes con cortarles el cuello. La paciencia policial estaba llegando al límite.

Tras acompañarlo hasta el portal de su casa, el detenido rompió los cristales de la puerta del bloque en un último ataque de ira.

En ese momento en que los agentes decidieron detenerlo. Costó lo suyo y el coche policial también sufrió la ira del joven vilasecano, que horas más tarde pasó a manos de los Mossos d'Esquadra acusado de un delito de amenazas, otro de desobediencia y los mencionados daños en la comunidad de propietarios.

Temas

Comentarios

Lea También