Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Diez años de prisión para un abuelo del Baix Penedès por abusar de sus dos nietas

Durante cinco años aprovechó que las menores de 13 años pasaban unos día en su casa, con su madre, para cometer el delito

Àngel Juanpere

Whatsapp
Imagen de la Audiencia de Tarragona. FOTO: DT

Imagen de la Audiencia de Tarragona. FOTO: DT

Un vecino de una localidad del Baix Penedès ha sido condenado a un total de diez años de prisión, cinco más de libertad vigilada con posterioridad a la pena de cárcel y a la prohibición de aproximarse a menos de mil metros de la víctima y a comunicarse con ella durante siete años.

La Sección Segunda de la Audiencia de Tarragona lo ha considerado culpable de dos delitos de abusos sexuales por los que, además, tendrá que indemnizar a cada una de las víctimas con 2.000 euros por los daños morales.

El fiscal, durante el juicio, solicitó para el acusado 12 años de prisión y que se fijara en 2.000 metros la distancia a la que no podía aproximarse a las víctimas. La defensa pidió la libre absolución.

El acusado ya tenía antecedentes penales, aunque no por delitos de naturaleza sexual. Durante el periodo comprendido entre 2010 y abril de 2015, el encausado convivió en su domicilio junto con su hija y sus tres nietos –dos niñas y un niño–. Éstos visitaban a su madre en fines de semana alternos y en periodo vacacional conforme al régimen de custodia establecido por convenio tras su divorcio.

«Con ánimo de satisfacer sus deseos libidinosos», cuando las menores se encontraban durmiendo en la misma cama que el acusado o éste se encontraba a cargo de bañarlas, frotaba su miembro viril con los genitales de las menores, además de otras prácticas sexuales

Dicho comportamiento se repitió en varias ocasiones cuando el encausado se quedaba al cuidado de las menores, aprovechando que la madre de éstas trabajaba y se encontraban bajo su autoridad.

Los magistrados han basado la condena principalmente en las declaraciones de las víctimas, que han destacado por su «claridad, precisión, espontaneidad y naturalidad, a pesar de la temprana edad de cada una de las menores así como por su contundencia».

Añade la Audiencia que relataron «no sólo un único acto abusivo, sino una pluralidad de episodios, repetidos en el tiempo, cometidos por el acusado (abuelo materno), con gran previsión de circunstancias, detalles que exteriorizaron (...) con un lenguaje verbal propio, espontáneo, fruto de sus vivencias y no de un relato preparado o dirigido».

Por su parte, el acusado negó cualquier tocamiento a las menores y aseguró que su nieta mayor es una «niña que sabe de todo al ver películas de mayores y es ella la que ha metido los hechos en la cabeza de su nieta pequeña».

Temas

Comentarios

Lea También