Disparos misteriosos en Cambrils

Mossos investiga una pelea en la avenida Vidal i Barraquer del sábado poco antes de las 21 horas. Nadie ha denunciado nada, sólo llamadas de alerta al 112 al oír una pelea multitudinaria en la antigua estación de Renfe. Hubo pistola y detonación, pero nadie resultó herido y no aparecieron los casquillos.

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de archivo de un operativo policial en la calle Vidal i Barraquer de Cambrils. FOTO: DT

Imagen de archivo de un operativo policial en la calle Vidal i Barraquer de Cambrils. FOTO: DT

El hombre bajó de un vehículo blanco. Llevaba una pistola en la mano y encañonó a otro hombre sentado en la terraza de un bar. Se oyeron disparos, o así lo atestiguan las  llamadas de emergencia que entraron en el 112. Y la gente se levantó, se escondió y el individuo se subió de nuevo al coche para marcharse del lugar.

Este fue el epígrafe de un extraño suceso ocurrido el sábado en Cambrils, en la avenida Vidal i Barraquer poco antes de las 21 horas, han informado fuentes de la Policía Local y de Mossos d'Esquadra.

El aviso empezó por una pelea multitudinaria de varias personas. Señalaban algunos testigos que habría hasta 30 individuos implicados. Y en esta pelea situada en una terraza de bar hubo armas blancas, pistolas y muchos gritos.

El inicio de la confrontación fue la aparición d eun coche negro que paró enfrente de uno de los bares de la avenida, una zona en la que la Policía Local ya ha efectuado redadas en el pasado en busca de trapicheos de drogas.

El hombre salió del coche y empuñ´ço una navaja que enseñó a otro, sentado en la terraza. El cliente del bar golpeó la mano para evitar cualquier herida y se encaró con el conductor del coche, que dio media vuelta  y se marchó.

Media hora más tarde, un coche blanco llegaba de nuevo hasta la terraza del bar. Esta vez el conductor bajó con un arma de fuego. No iba solo, una mujer estaba en el vehículo.

el hombre se fue directo de nuevo al cliente del bar y enseñó el arma. Testigos presenciales oyeron disparos (algunas fuentes hablan de dos, otras de tres) y la gente se escondió en el local del bar o se marchó del lugar corriendo.

A la llegada de las patrullas, se empezó a hablar con testigos y a intentar identificar a las partes. Nadie vio casquillos y nadie ha presentado denuncia, por lo que la investigación está abierta a la espera de recabar más datos de los implicados.

Temas

Comentarios

Lea También