Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos mossos salvan la vida a un hombre que sufrió un infarto en su domicilio de Torredembarra

Los agentes acudieron a un robo en una casa y después vieron a una mujer en la calle que gritaba que su hijo había muerto
Whatsapp
Los dos agentes son de la 23 promoción y están destinados en la comisaría del Tarragonès.  Foto: Àngel Juanpere

Los dos agentes son de la 23 promoción y están destinados en la comisaría del Tarragonès. Foto: Àngel Juanpere

«Es mucho más gratificante salvar una vida que realizar centenares de detenciones». Así de satisfechos se muestran José Antonio y Joan Maria, dos agentes de los Mossos d’Esquadra que, con su acción, lograron salvar la vida a un hombre que había sufrido un paro cardiaco cuando se encontraba en su casa de Torredembarra. Durante aproximadamente media hora le estuvieron realizando la reanimación cardiopulmonar (RCP), para seguidamente el personal médico proporcionarle adrenalina y varias descargas eléctricas. La víctima, finalmente, recobró el pulso y fue evacuada al hospital.

La patrulla formada por los dos agentes acudió al barrio de Clarà tras recibirse el aviso de que el dueño de un piso habría cogido in fraganti a un ladrón en su casa mientras intentaba acceder a la casa haciendo palanca en la puerta. Los dos agentes vieron la puerta corredera del primer piso forzada, buscaron por los alrededores de la casa y finalmente se entrevistaron con la víctima. Fue en este momento cuando la vecina de la casa de al lado salió a la calle pidiendo auxilio. Era una mujer mayor que no podía ni hablar debido a su ansiedad. Los mossos la intentaron calmar mientras una cincuentena de vecinos se agolpaban en los alrededores. Finalmente, la mujer, muy alterada y sin dejar de llorar, dijo que su hijo había muerto.

Los mossos entraron en el domicilio y vieron a un hombre de unos 45 años tumbado en el sofá. Los agentes hicieron las comprobaciones en el cuello y en la muñeca de la persona y comprobaron que no presentaba signos vitales. Tras pedir una ambulancia, intentaron tranquilizar a la mujer; incluso la tuvieron que sacar de la habitación porque entorpecía el trabajo de los agentes. Estos tumbaron al hombre en el suelo, le aflojaron el cinturón y comenzaron la reanimación. Llegó otra patrulla en apoyo y finalmente una ambulancia medicalizada.

El equipo médico le inyectó adrenalina y efectuó varias descargas con el desfibrilador. Finalmente, el paciente recuperó los signos vitales y fue evacuado al Hospital Joan XXIII, donde permaneció ingresado varios días debido a la importante patología que sufría. Al parecer, sufre importantes problemas cardiacos y lleva incorporado un marcapasos.

Cinco años en el cuerpo

El personal del SEM ha comentado a los Mossos d’Esquadra que sin el trabajo previo de los agentes no podría haberse reanimado a la víctima. Ambos comentaron al Diari que, tras cinco años en el cuerpo, ha sido el servicio más gratificante que han vivido. En la academia de Mollet les enseñaron la reanimación cardiopulmonar, «pero era la primera vez que la practicábamos», señalan.

Joan Maria –cuya plaza está en la comisaría de Salou– recuerda que el hombre, cuando lo vieron por primera vez, no tenía ni pulso ni respiraba, por lo que «no nos imaginábamos que recobrara la vida». Cada diez minutos comunicaban a su central que la RCP era negativa y que continuaban con las labores. Cada dos minutos se relevaban en el masaje.

José Antonio –con plaza en la comisaría de Nou Barris– se siente «muy orgulloso» de la intervención, «no me lo creía cuando volvió a respirar. Como si me hubiese tocado la lotería». En parecidos términos se expresaba su compañero Joan Maria: «Es una satisfacción personal. En cuarenta años en el trabajo, posiblemente sólo nos encontraremos una vez con una situación así».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También