Más de Costa

Dos okupas de Torredembarra amenazan con apuñalar a policías

Los acusados, de 19 y 22 años de edad, habían alquilado un piso a otro falso inquilino de la calle Pescadors. Fueron detenidos el fin de semana.

Jordi Cabré

Whatsapp
La comisaría de la Policía Local de Torredembarra. FOTO: DT

La comisaría de la Policía Local de Torredembarra. FOTO: DT

Dos jóvenes, de 19 y 22 años, fueron detenidos el fin de semana pasado por la Policía Local de Torredembarra. Se les acusa de entrada en una vivienda aliena, de amenazas y de resistencia y desobediencia a la autoridad. Ambos quedaron en libertad policial con cargos y uno de ellos quedó inconsciente cuando se autolesionó en la puerta de la comisaría.

Los dos acusados vivían en un piso de la calle Pescadors, cuyo propietario reside en Barcelona. Un vecino los oyó llegar con bolsas en la tarde noche del viernes y avisó a la Policía Local de que alguien entraba en un apartamento que no era el suyo.

Del consentimiento al enfado

Los agentes acudieron a la llamada vecinal el día 29 hasta en tres ocasiones, siendo ya de madrugada del sábado cuando los dos jóvenes abrieron la puerta a los agentes. En las dos anteriores no había ruido y se dio media vuelta, pero en la tercera el ruido y una luz delató presencia en el interior de la morada.

Los policías locales pudieron entrar y vieron que en el piso había pertenencias de los dos supuestos inquilinos y de otras personas, ya que losjóvenes no supieron decir su procedencia y admitieron que no eran suyos. Explicaron que habían pagado un alquiler a otro inquilino anterior y que estaba todo en orden (según su entender). De hecho,m no había documento ni datos que pudieran identificar al "vendedor". 

Los policías vieron que no había contrato legal y que aquello era una okupación ilegal de vivienda, por lo que procedieron a la detención de los dos jóvenes. Se solicitó apoyo a Mossos para su traslado.

Los jóvenes, que empezaron colaborando con la policía se fueron enfadando primero entre sí y luego contra los agentes, a los que amenazaron de apuñalarles cuando se cruzaran por la calle, entre otros barbaridades. En el traslado, los detenidos también patearon la mampara del coche, sin llegar a romperla.

Al día siguiente, una vez puestos en libertad con cargos, los dos okupas volvieron a la comisaría torrense alegando qiue entre sus pertenencias faltaban unas zapatillas deportivas y dinero en efectivo. 

A la vuelta a la comisaría, los dos jóvenes empezaron a autolesionarse (así lo recogieron las cámaras de seguridad) y uno terminó inconsciente. Fue atendido por el SEM y dado de alta allí mismo tras no querer ir al CAP.

Temas

Comentarios

Lea También