Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos policías de Torredembarra evitan que una mujer pierda dos dedos en un ascensor

La señora, de 77 años, se ha quedado bloqueada dentro de un ascensor y la correa que llevaba a su perro le provocaba esta lesión. La mascota, a su vez, se estaba asfixiando.

J.Cabré

Whatsapp
Los dos agentes que han acudido a la llamada atendiendo a la vecina en el rellano tras cortar la correa que le provocaba el dolor en una de sus manos. FOTO:DT

Los dos agentes que han acudido a la llamada atendiendo a la vecina en el rellano tras cortar la correa que le provocaba el dolor en una de sus manos. FOTO:DT

Dos policías locales de Torredembarra han evitado que una vecina de la calle Filadors perdiera dos dedos de una mano. La incidencia se ha producido esta tarde del viernes, poco antes de las 16 horas, cuando la señora bajaba de su casa a la calle para ir a pasear con su mascota.

El ascensor se ha cerrado antes de lo previsto y ha dejado el perro fuera y ella dentro. La caja ha empezado a bajar de la tercera a la segunda planta cuando se ha bloqueado, presionando la cuerda la mano de la señora y estrangulando a su mascota.

El aviso de los vecinos ha llegado a la central de la Policía Local, que ha enviado rápidamente una patrulla. Los dos agentes han pedido la llave maestra para poder abrir la puerta del rellano y acceder a la vecina, que estaba muy nerviosa. Con un cuchillo y con cuidado han cortado la correa, liberando al animal (no sufre lesiones) y los dos dedos de la señora, que ya estaban en carne viva y llegando al hueso.

Mientras los agentes liberaban a la vecina, ambulancias del SEM han llegado a la calle Filadors para atender a la herida. Los dos agentes han sacado a la señora del ascensor, que estaba entre dos plantas, y una vez en el rellano, el médico del SEM ha atendido a la anciana, que se ha derivado hasta el hospital Joan XXIII.

A pesar de los signos de dolor evidentes, la vecina no ha perdido la conciencia en ningún momento y cuando ha sido rescatada y ha visto a su familia se ha ido calmando y recuperándose de esta pesadilla.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También